Enlaces para accesibilidad

Murdoch dice no ser responsable

  • Voz de América - Redacción

Rupert Murdoch y su hijo, James, de espaldas en la fotografía, durante la sesión en el Parlamento británico.

Rupert Murdoch y su hijo, James, de espaldas en la fotografía, durante la sesión en el Parlamento británico.

Rupert Murdoch fue interrogado en el Parlamento británico por el escándalo de las escuchas telefónicas ilegales que ha conmovido al Reino Unido.

La comparecencia del millonario de los medios de comunicación, Rupert Murdoch y su hijo James, los propietarios de News Corporation, por el escándalo de las escuchas ilegales, concluyó con una declaración de ambos ejecutivos, donde volvieron a disculparse por el "fiasco", aunque Rupert Murdoch rechazó asumir responsabilidad por el caso.

Poco antes de la cinco de la tarde de Londres, la audiencia fue brevemente suspendida cuando un individuo presente en la sala logró llegar hasta donde se encontraba Rupert Murdoch y arrojar aparentemente crema de afeitar sobre el magnate. La policía detuvo al atacante, quien fue identificado como Jonnie Marbles, un comediante británico.

El incidente se produjo casi dos horas después de comenzar la audiencia, aunque poco después fue retomada la sesión en el Comité de Cultura, Medios y Deportes, y Rupert Murdoch siguió en la sala sin la chaqueta de su traje, la que fue manchada durante el ataque.

Humillante

El magnate de los medios de difusión Rupert Murdoch, dijo en una breve declaración inicial durante su comparecencia junto a su hijo James, ante el parlamento británico (19 de julio de 2011), "quiero decir una frase: este es el día más humillante de mi vida".

El propietario de News Corporation, Rupert Murdoch y su hijo James, responden ante los legisladores británicos por el escándalo por espionaje telefónico y sobornos en Gran Bretaña.

En la declaración de apertura, James Murdoch dijo que "queremos expresar cuanto lamentamos todo lo sucedido" y agregó que "lo que ha ocurrido en News of the World ha sido un error". También agregó que "quedé completamente horrorizado, consternado y avergonzado cuando me enteré del caso de Milly Dowler", la niña asesinada cuyo teléfono fue intervenido por investigadores de News of The World.

A la vez que Murdoch confirmó que no tiene planes de abrir otro tabloide en lugar de News of the World, dijo que haber decidido el cierre del periódico, no tuvo ninguna relación con la posibilidad de evitar que el caso afectara a la ahora investigada editora jefa, Rebekah Brooks.

Ante las preguntas de los legisladores, Rupert Murdoch dijo que "fui claramente engañado" por quienes llevaron adelante todas las escuchas telefónicas ilegales y al ser preguntado si era responsable por lo ocurrido dijo: "no, los responsables son las personas en las que confié y en las que ellos confiaron".

También Rupert Murdoch dijo que "no hay ninguna prueba" de que los familiares ni las víctimas del 11 de septiembre de 2011 en Estados Unidos, hayan sido objetivo del mismo esquema. James Murdoch definió a estas acusaciones como "increíblemente graves" e insistió en que "no hay evidencia" de que esto pudiera haber ocurrido.

También manifestó que cooperarán totalmente con las investigaciones que pudiera haber en Estados Unidos y sería muy difícil de creer que alguien asociado a los medios del grupo Murdoch, pudiera ser capaz de hacer algo así en Estados Unidos.

Renuncias en Scotland Yard

Durante el fin de semana, el jefe de Scotland Yard, Paul Stephenson, renunció y poco después lo hizo uno de sus subordinados, John Yates, quien hace dos años decidió no reabrir la investigación sobre escuchas telefónicas y sobornos a policías en los que estaban involucrados dos periodistas del clausurado tabloide sensacionalista News of the World.

Según la pesquisa, finalmente reabierta a principios de año, el tabloide espió desde el 2000 los mensajes telefónicos de casi 4.000 personas, políticos y celebridades, y además los de una niña de 13 años asesinada.

La policía londinense informó el lunes que el reportero Sean Hoare, el primero que reveló el escándalo relacionado con la publicación, fue hallado muerto, aunque se dijo que por ahora el caso no ha sido considerado sospechoso.

El diario estadounidense The New York Times había citado al reportero diciendo que las escuchas telefónicas fueron alentadas en el News of the World cuando Andy Coulson era editor de la publicación.

Coulson, quien luego se desempeñó como jefe de prensa del primer ministro británico, David Cameron, y otra ex editora del tabloide, Rebekah Brooks, están bajo arresto mientras se lleva a cabo la investigación.

El escándalo ha puesto por momentos más presión sobre Cameron, quien se vio obligado a recortar su viaje por Africa y pidió al Parlamento suspender las vacaciones legislativas para efectuar una sesión extraordinaria el miércoles y "entregar los detalles de la investigación judicial y responder a las preguntas" sobre el escándalo.

En EE.UU., el FBI también emprendió una investigación para determinar si los empleados del conglomerado multinacional de Murdoch trataron de intervenir los teléfonos de las víctimas de los ataques del 11 de Septiembre de 2001 y sus familiares o intentaron sobornar a policías en busca de información.

Murdoch, de 80 años, es dueño de un imperio de medios de prensa, entre ellos varios estadounidenses, incluyendo el principal diario de negocios del país, The Wall Street Journal, y la mayor cadena de televisión de noticias, Fox News.

XS
SM
MD
LG