Enlaces para accesibilidad

El cigarrillo y el cáncer de riñón


Estadísticamente, las personas que huyen de los hábitos nocivos son más productivos y tienen costos relacionados a la salud.

Estadísticamente, las personas que huyen de los hábitos nocivos son más productivos y tienen costos relacionados a la salud.

Científicos de la Universidad de Duke publicaron un estudio sobre las conexiones entre fumar y el desarrollo del cáncer de riñón.

Si usted fuma entre uno y dos paquetes de cigarrillos al día, usted está clasificado como un fumador empedernido. Una investigación reciente demostró que entre más tiempo usted fume, mayor es el riesgo de desarrollar enfermedades mortales. Una de esas enfermedades es el cáncer de riñón.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) no está exagerando cuando dice que el cigarrillo es uno de los problemas de salud pública que el mundo ha padecido. Según OMS, al menos siete millones de personas, lo que es lo mismo a decir uno entre cada diez adultos alrededor del mundo, muere por problemas relacionados a fumar.

El doctor Thomas Polascik del Instituto de cáncer de la Universidad de Duke duce que al fumar el humo viaja a través de los pulmones, de la corriente sanguínea y hace que eventualmente llegue a los riñones, donde los tumores pueden llegar a ser muy grandes antes de ser detectados.

“A menos de que el paciente tenga algún tipo de dolor o sangre en la orina, puede que nadie se de cuenta que existen”, explica el doctor.

Investigaciones anteriores han establecido las conexiones entre el tabaco y el cáncer de riñón, pero los científicos de Duke University han estudiando las historias clínicas de más de 800 pacientes que han sido operados y encontraron algo más serio: la aparición de cáncer de riñón avanzado.

El doctor Polascik dice que los pacientes con cáncer de riñón estás divididos en tres grupos, aquellos que están todavía fumando, los que fumaron en el pasado y los que nunca han fumado. El riesgo de tener un cáncer de riñón avanzado estaba basado en dos factores: cuánto fuman todos los días y por cuánto tiempo lo han hecho.

“Encontramos que en la gente que ha fumado menos, hasta 10 años, el riesgo disminuye en un 6%. Mientras que para aquellos que han fumado entre 10 y 20 años el riesgo crece hasta un 45%”, explicó Polascik.

Este estudio está publicado en la revista Journal of Clinical Oncology.

XS
SM
MD
LG