Enlaces para accesibilidad

Chávez en Brasil: mostrar ‘sintonía’


Chávez y Rousseff dialogan sobre el comercio bilateral, que superó los $4.600 millones de dólares en 2010 con un saldo favorable a Brasil.

Chávez y Rousseff dialogan sobre el comercio bilateral, que superó los $4.600 millones de dólares en 2010 con un saldo favorable a Brasil.

La visita de Chávez a Rousseff será meramente de carácter protocolar, destacan en Brasil, y se resumirá apenas a la firma de algunos acuerdos.

En total, fueron 16 las veces en que el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, visitó Brasil durante los dos términos de presidencia de Luiz Inácio Lula da Silva.

Era claro que por más que en algunos círculos del gobierno brasileño entre 2003 y 2010 Chávez fuera visto como “molesto”, Lula da Silva prefería la cercanía. Tras el cambio de mando, Chávez ha intentado “contactar” con la presidenta Dilma Rousseff.

Durante la jornada electoral en Brasil, en octubre de 2010, Chávez publicó en las redes sociales mensajes donde escribió, “Presidente Dilma”, antes de que fuera elegida. Sin embargo, la actual mandataria no parece mostrar el mismo grado de proximidad, por más que Chávez asistió a su toma de mando y ha buscado mantenerse cerca.

Por eso, esta primera visita de Chávez a Brasília, este lunes 6 de junio de 2011, será, según consideran fuentes del la sede de la presidencia brasileña, el Palacio de Planalto, un primer intento directo de “establecer una sintonía” con la mandataria.

Mejor aún, la visita será meramente de carácter protocolar, destacan en Brasil, y se resumirá apenas a la firma de algunos acuerdos. Chávez y Rousseff también revisarán el estado del comercio bilateral, que superó los $4.600 millones de dólares en 2010 con un saldo favorable a Brasil.

Chávez ha estado alejado de la actividad pública debido a una operación en una rodilla que lo obligó a postergar el viaje a Brasil, originalmente planeado para hace un mes. La gira incluirá a Ecuador y Cuba.

El mandatario venezolano regreso a su programa “Aló Presidente” antes de partir de gira, aunque hizo un programa “corto” para sus términos normales, apenas dos horas. De todas formas, el tiempo que Dilma Rousseff destinará a su encuentro con el mandatario venezolano será menor.

La presidenta brasileña está más preocupada con la crisis con el ministro de la Casa Civil, el jefe de gabinete Antonio Palocci, cuestionado sobre su patrimonio. El cargo es el mismo que ocupó Dilma Rousseff al final del gobierno de Lula da Silva.

XS
SM
MD
LG