Enlaces para accesibilidad

Trump defiende el muro y dice no haber cambiado de opinión


Donald Trump reiteró que México pagará por el muro directa o indirectamente.

El presidente Donald Trump refutó los comentarios realizados por su jefe de despacho, John Kelly sobre que había evolucionado su punto de vista sobre el muro en la frontera y aclaró "el muro es el muro, nunca ha cambiado ni evolucionado desde el primer día que lo concebí".

A través de su cuenta de Twitter, Trump dijo que en algunas partes del muro se podrá ver a través y que jamás planeó construirlo en tramos donde existen barreras naturales, "como montañas, desiertos o ríos bravos o agua".

Del mismo modo reiteró que el muro "será pagado directa o indirectamente, o mediante un reembolso a más largo plazo por México que tiene un ridículo superávit comercial con Estados Unidos de 71.000 millones de dólares".

"El muro de $20 millones de dólares es una 'insignificancia' comparado con lo que gana México con Estados Unidos", agregó.

John Kelly hizo los comentarios durante una reunión privada con la bancada hispana del Congreso, según indicaron algunos participantes, y posteriormente realizó afirmaciones similares en el canal Fox News.

Esto ocurre mientras se lleva a cabo un titubeante esfuerzo por concretar un acuerdo que proteja de la deportación a cientos de miles de jóvenes inmigrantes, una iniciativa que la Casa Blanca y los republicanos dicen que respaldarían si va acompañada de estrictas medidas de seguridad en la frontera y otras restricciones.

Kelly indicó en Fox que le dijo a la bancada hispana que "todos dicen cosas durante el curso de las campañas que podrían estar totalmente informadas, o no".

Indicó que Trump "sin duda ha modificado su actitud" hacia la protección de los inmigrantes jóvenes, "e incluso el muro, una vez que le dimos la información".

"Así que ha evolucionado en la forma en que ve las cosas", señaló Kelly. "Hacer campaña y gobernar son dos cosas distintas y este presidente ha sido muy, muy flexible en términos de lo que es posible".

Los comentarios de Kelly son dignos de mencionarse porque reconoce abiertamente la diferencia entre las promesas de campaña y el gobernar, e incluso insinuó que Trump necesitaba educación sobre al tema. Además ocurren en un momento en que los legisladores pasan apuros para alcanzar un acuerdo bipartidista que proteja a los llamados "dreamers", unas 800.000 personas que llegaron a Estados Unidos ilegalmente cuando eran niños y podrían ser deportadas sin protecciones legales. Parte del problema de los negociadores ha sido la incertidumbre sobre lo que Trump aceptaría.

"Él aún no indica qué medida es la que está dispuesto a firmar", les dijo Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana en el Senado, a los reporteros el miércoles. "En cuanto dilucidemos qué es lo que prefiere, entonces estaré convencido de que no estamos trabajando en vano al llevar el asunto ante el pleno".

Propuesta horrible

Pero en una entrevista con la agencia Reuters el miércoles, el presidente se alineó con los republicanos conservadores en el tema migratorio, al calificar una propuesta bipartidista como “horrible” en lo referente a seguridad fronteriza y “muy, muy débil” en las reformas al sistema de inmigración legal.

“Es lo contrario de las cosas por las que yo abogué”, remarcó el presidente.

El senador republicano Lindsey Graham y el demócrata Dick Durbin le presentaron el plan la semana pasada a Trump.

El mandatario recibió una condena internacional después de que se reportó que cuestionó el valor de aceptar inmigrantes de Africa y Haití durante una reunión a puertas cerradas en la Casa Blanca, en la que los calificó como “países de m...”.

Trump ha negado que haya usado esa palabra y en la entrevista se negó a especificar los términos que utilizó. “No voy a entrar en lo que dije, pero te diré que fue una reunión dura”, dijo.

Muchos demócratas dijeron que no votarán un proyecto de financiamiento del gobierno sin un acuerdo sobre inmigración. Los republicanos necesitan al menos los votos de algunos opositores para que se apruebe la extensión de gasto que evite una paralización del gobierno.

Trump dijo que cree que todavía se puede lograr un acuerdo en el tema migratorio, pero destacó que “el tiempo se está acabando”.

El mandatario agregó que la paralización del gobierno “podría darse” al final de esta semana e insistió en que si ocurre será culpa de los demócratas.

Un muro mal informado

Algunos legisladores que se reunieron con Kelly el miércoles hicieron énfasis en lo que el funcionario les dijo sobre el muro.

"Él dijo específicamente que hay ciertas áreas de la frontera que no necesitan el muro, y que el presidente no sabía eso cuando hacía sus promesas de campaña", dijo el representante demócrata Ruben Gallego en una breve entrevista.

Otro legislador, el representante demócrata Luis Gutierrez, indicó que Kelly les dijo que "se hicieron declaraciones sobre el muro que no estuvieron bien informadas. En otras palabras, le informé al presidente lo que se requiere para construir un muro, así que aquí está cómo vamos a hacerlo. Eso es lo que yo entendí, y todo ello fue de ayuda".

Durante su campaña presidencial, Trump prometió en repetidas veces que construiría un muro "hermoso" y que México lo pagaría.

Desde entonces, funcionarios de la Casa Blanca han dicho en muchas ocasiones que no tiene que ser un muro de concreto de costa a costa, sino que podría incluir largos trechos de vallas, tecnología de vigilancia y otros sistemas. Ahora el mandatario también quiere que el Congreso proporcione dinero de los contribuyentes para su financiamiento.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG