Enlaces para accesibilidad

Grupo bipartidista logra acuerdo de inmigración sobre soñadores y muro


El líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, demócrata por Nueva York (izq.) y el senador Dick Durbin, demócrata por Illinois, en el Capitolio en Washington, el miércoles 14 de febrero de 2018.

Un grupo de senadores llegó el miércoles a un acuerdo bipartidista que ofrece la ciudadanía a jóvenes inmigrantes "soñadores", pero que al no cubrir todas las demandas del presidente Donald Trump que pide miles de millones para construir un muro fronterizo con México, corre el riesgo de ser vetado por el mandatario.

La medida fue anunciada por 16 senadores del llamado "Caucus del sentido común" con puntos de vista centristas sobre el tema y estaba ganando el apoyo de muchos demócratas. No obstante, enfrenta a un destino incierto.

La propuesta centrista crearía un mecanismo de naturalización para los jóvenes inmigrantes, que según el senador Lindsey Graham cubriría a más de 1,8 millones de ellos.

Ese es el mismo número que Trump ha sugerido en su propia propuesta, que es más amplia pero más restrictiva. Los "dreamers" son jóvenes inmigrantes que fueron traídos a Estados Unidos de forma ilegal siendo niños y que todavía no tienen una protección permanente para la deportación.

El plan proporcionaría $25 mil millones de dólares en una década, $2.5 mil millones de dólares anuales, para un muro y otras medidas de seguridad fronterizas, el mismo total que Trump solicitó. Prohibiría a los dreamers patrocinar a sus padres para la ciudadanía y es menos amplia que la propuesta de Trump para evitar que todos los inmigrantes legales traigan a sus padres y hermanos a los Estados Unidos.

La medida de los moderados no altera una lotería que distribuye alrededor de 55,000 visas anualmente a personas de diversos países. Trump ha propuesto terminarlo y redistribuir sus visas a otros inmigrantes, incluidos algunos que son admitidos en base a las habilidades laborales, no a los lazos familiares.

"La lotería de diversidad es políticamente tóxica debido a algunas de las cosas que dijo el presidente", dijo Graham, una referencia a una descripción vulgar que Trump usó para los países africanos durante una discusión sobre inmigración.

Oposición en la Casa Blanca

El periódico The Washington Post reportó el miércoles por la noche que un funcionario de alto rango en la Casa Blanca calificó el acuerdo alcanzado en el Senado de "amnistía gigante" que no hace nada por asegurar la frontera, y prometió una enérgica oposición a la misma.

Horas antes de que se anunciara el pacto bipartidista, Trump instó a los legisladores a oponerse a cualquier plan que no cumpla con sus demandas más estrictas, que incluyen frenar la inmigración legal y la abolición de una lotería de visas. Pero una declaración de la Casa Blanca en ese mismo sentido no dice que Trump vetaría un proyecto de ley si no lo hace.

El republicano No. 2 del Senado, John Cornyn de Texas, advirtió que los legisladores deben abordar la propuesta completa de Trump, diciendo: "Debemos tomar en serio al presidente".

También hubo dudas entre los demócratas. El líder número 2 del partido en el Senado, Richard Durbin de Illinois, dijo que algunos demócratas tenían "problemas serios" con partes del plan. Esas preocupaciones se centran en el gasto para el muro de Trump y su rechazo a que los dreamers patrocinen a sus padres para la residencia legal.

"No hemos llegado aún", dijo Durbin sobre los 60 votos que la propuesta necesitaría para su aprobación.

Hasta el momento, ninguna de las otras propuestas de inmigración de ambos lados parece poder hacer eso. Los republicanos controlan la cámara 51-49, aunque el senador John McCain, republicano de Arizona, se ha perdido las últimas semanas a causa de su lucha contra un cáncer cerebral.

La propuesta bipartidista surge en el tercer día de debate de los senadores que en gran parte se desarrolló como los dos días anteriores, con la sala pleno mayormente vacía. Aparte de una primera votación nominal que permite el debate formal para comenzar, no ha habido otros votos, mientras que los líderes del partido hablan tras bastidores sobre la programación de los votos para propuestas específicas.

El líder de la minoría demócrata en el Senado, Charles Schumer (izq.) conversa con el líder de la mayoría republicana, senador Mitch McConnell, durante el debate sobre inmigración en el Capitolio, en Washington, el 13 de febrero de 2018.
El líder de la minoría demócrata en el Senado, Charles Schumer (izq.) conversa con el líder de la mayoría republicana, senador Mitch McConnell, durante el debate sobre inmigración en el Capitolio, en Washington, el 13 de febrero de 2018.

El líder de la mayoría, Mitch McConnell, republicano de Kentucky, ha dicho que quiere que el Senado termine de considerar la legislación de inmigración esta semana. Los votos finales del enfrentamiento serían posibles el jueves.

Se ha presentado una medida del Partido Republicano que sigue la propuesta de Trump y es respaldada por McConnell, y se espera que sea llevada a votación.

Pocos esperan que el plan de Trump atraiga 60 votos, pero el senador Mike Rounds, republicano por Dakota del Sur, dijo que creía que la propuesta bipartidista podría hacerlo.

Si eso sucede, Rounds dijo: "Le permitiremos al presidente determinar si se mueve o no en la dirección que él quiere".

También está en juego un plan más modesto de McCain y el senador Chris Coons, demócrata por Delaware, y apoyado por el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, demócrata por Nueva York. Éste plan permitiría que muchos Dreamers califiquen para la residencia permanente e instruiría a las agencias federales para controlar la frontera de manera más efectiva en 2020. Pero no ofrece una vía especial de ciudadanía para Dreamers, ni recauda fondos de seguridad fronterizos ni realiza cambios radicales en las normas legales de inmigración.

En otra declaración, la Casa Blanca dijo que se opone al plan McCain-Coons, diciendo que "aumentaría la inmigración ilegal" y causaría otros problemas.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG