Enlaces para accesibilidad

El plan de Trump para celebrar el Día de la Independencia de EE.UU. el 4 de julio


Está previsto que el presidente Donald Trump se dirija a la nación desde los escalones del Monumento a Lincoln el Día de la Independencia el próximo jueves 4 de julio de 2019 por la noche.

El empresario convertido en presidente de Estados Unidos, Donald Trump, planea renovar la imagen del 4 de julio al incluirse a sí mismo en la celebración, exhibir las fuerzas armadas estadounidenses y hacer variaciones al espectáculo emblemático de fuegos artificiales.

Está previsto que el presidente Donald Trump se dirija a la nación desde los escalones del Monumento a Lincoln el Día de la Independencia el jueves por la noche. Se establecerá una sección VIP especial en el área y la Casa Blanca entregará boletos para estos lugares principales.

El 4 de julio conmemora la declaración de independencia de Estados Unidos en 1776 de Gran Bretaña y el establecimiento de Estados Unidos como una nación independiente. Los presidentes en tiempos modernos han decidido celebrar el cumpleaños de Estados Unidos al participar en eventos separados de la celebración principal en el National Mall.

Las celebraciones pasadas han circunvalado la política.

Y mientras que el Día de la Independencia marca un importante evento político en la historia de la nación, las celebraciones tradicionalmente se abstienen de enfocarse en un partido político o un político en particular.

Una nueva encuesta sugiere que la mayoría de los estadounidenses están de acuerdo con que el presidente pronuncie un discurso público el 4 de julio. El 81% de los republicanos, el 55% de los independientes y el 27% de los demócratas aprueban los planes de Trump para hablar en el National Mall.

Sin embargo, con la campaña presidencial de 2020 en plena marcha, algunos historiadores temen que el presidente esté inyectando políticas partidistas en las festividades de este año.

"Está convirtiendo esta celebración, que debería ser una celebración nacional, en una celebración de él", dice Mary Beth Norton, profesora de historia recientemente jubilada en la Universidad de Cornell y autora de un próximo libro, 1774: Year of Revolution.

El hecho de que un presidente de Estados Unidos participe activamente en las celebraciones del Día de la Independencia cambia la naturaleza del evento, según Jim Grossman, director ejecutivo de la American Historical Association.

"Y eso no significa que el cambio sea siempre malo, pero sí significa que se convierte en un evento menos democrático", dice, "menos democrático y más partidista. [El 4 de julio] no se trata de un partido en particular. No es sobre una persona en particular. En cierto modo, es una celebración de la política. Es una celebración de la democracia ".

Más fuegos artificiales

Los planes de Trump para el 4 de julio incluyen fuegos artificiales adicionales: primero, de un área detrás del Monumento a Lincoln, seguido por un segundo espectáculo de fuegos artificiales lanzado desde un parque a unos tres kilómetros del National Mall.

El tradicional Desfile del Día de la Independencia Nacional y el concierto "A Capitol Fourth" en el jardín oeste del edificio del Capitolio continuarán como de costumbre.

El National Mall, un área cubierta de hierba que se extiende dos millas desde el Lincoln Memorial hasta el Capitolio de Estados Unidos, cuenta con más de una docena de monumentos en honor a la historia de Estados Unidos y está flanqueado por los museos nacionales Smithsonian.

"No hay lugar más apropiado para celebrar el aniversario de la independencia estadounidense que entre los monumentos de la Nación en el National Mall y los monumentos conmemorativos a los hombres y mujeres que han defendido a Estados Unidos durante los últimos 243 años", dijo el Secretario del Interior, David Bernhardt, quien ayudó a planear el evento.

"Por primera vez en muchos años, el Memorial de la Segunda Guerra Mundial y las áreas alrededor del Reflecting Pool estarán abiertas para que el público disfrute de un impresionante despliegue de fuegos artificiales y una dirección de nuestro Comandante en Jefe".

Se esperan manifestantes

Varios grupos han solicitado y recibido permisos para protestar en las celebraciones de este año. Sin embargo, Anita McBride, del Centro de Estudios Presidenciales y del Congreso de la American University, no ve motivo de alarma.

"No me opongo a que ningún presidente cambie la ubicación o el programa para las celebraciones del cuatro de julio", dijo McBride a VOA por correo electrónico. "Hay cosas más importantes que requieren atención que cambiar un lugar y un programa para las celebraciones".

McBride, quien trabajó en la Casa Blanca de Reagan y en ambas administraciones de Bush, dice que es natural tener fuertes sentimientos hacia cualquier presidente.

"La hiperparticipación precede a Donald Trump, pero no hay duda de que se ha exacerbado bajo su responsabilidad", dice McBride. "Solo él no es responsable de eso. Sin embargo, si reconocemos a nuestro país por lo que es, lleno de diversas personalidades y posiciones y opiniones,
entonces no deberíamos dejar que las diferencias disminuyan lo que representan las vacaciones".

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG