Enlaces para accesibilidad

Las raíces mexicanas de Romney

  • Voz de América - Redacción

La prensa estadounidense ha ironizado la noticia y la suerte del padre de Romney, un inmigrante mexicano.

La prensa estadounidense ha ironizado la noticia y la suerte del padre de Romney, un inmigrante mexicano.

Nuevos detalles sobre las raíces mexicanas del favorito en las primarias republicanas en Estados Unidos, Mitt Romney, salen a la luz.

“Quién, ¿el güero ese? de mexicano no tiene nada”, dice sorprendido Ramón García, un tamaulipeco que vive en la ciudad de Atlanta.

“No habla español, no ha ido ni a Cancún de vacaciones y ahora va a decirnos que es mexicano”, señala igualmente sorprendida Rosa Esparza desde un restaurante mexicano en Lawrenceville, Georgia.

La sorpresa de García y Esparza es muy entendible, ya que a cuatro años de que Estados Unidos eligiera a su primer presidente afro-estadounidense, el país podría tener su primer candidato presidencial con raíces mexicanas.

La sorpresa no sólo la tiene la población hispana, la prensa estadounidense ha creado titulares ingeniosos como “Señor Romney”, “¿el primer presidente mexicano?” y hasta “Llanero Solitario” para describir el informe de la cadena NBC sobre el padre y la familia del aspirante presidencial republicano, Mitt Romney.

Si bien la noticia no es nueva, la gran amplitud de su conexión mexicana sí. Según el reporte, cerca de 40 parientes que descienden de pioneros religiosos y Leighton Romney, su primo segundo, viven en el norte de México.

El reporte especial de NBC sostiene que el padre de Mitt, George Romney, nació en 1907 en Colonia Dublan, donde pioneros religiosos emigraron hace unos 125 años. Pero que cuando George tenía 5 años, emigró junto a sus padres a Estados Unidos.

Dream Act

Pero las raíces de Romney, que podría convertirse en el primer candidato mormón y con un padre nacido en México, salen a luz en un momento crítico en la política estadounidense, donde la inmigración está tomando cada vez más importancia en la campaña.

Analistas estiman que el voto hispano en las elecciones de noviembre será importante, ya que según el último censo, 16% de la población es de origen hispano, lo que equivale a que cerca de 50 millones de latinos están adquiriendo un mayor poder de decisión en las urnas.

Sin embargo, los últimos datos sobre la vida personal de Romney no parecen ser una estrategia para ganar aceptación del electorado hispano, ya que según su portavoz de campaña, ni siquiera habla español.

“Es hipocresía la posición del candidato sobre las políticas migratorias estadounidenses", señala Lynn Tramonte, subdirectora de America’s Voice, una organización que defiende los derechos de los inmigrantes.

Tramonte dice que los orígenes mexicanos de Romney contradicen su duro discurso político contra el Dream Act, cuando el pasado 2 de enero enfatizó que si llega a la presidencia del país vetaría la propuesta.

“Creo que es una cuestión de tiempo. La población latina está creciendo, el número de votantes latinos está creciendo. Los latinos están “cansados de su rol en Estados Unidos y que siga siendo cuestionado”, expresó Tramonte.

“Hay muchos estados (con población hispana) donde habrá una batalla entre los candidatos”, sentencia Tramonte.

Cuestionado por su pasado

En los últimos meses el ex gobernador ha recibido críticas no sólo por su religión pero también por su pasado en el sector privado.

Romney fue el fundador y ex presidente ejecutivo de Bain Capital, una firma de inversión con sede en Boston, de la cual señala que con la experiencia obtenida, podrá ayudar a mejorar la situación económica en el país.

Agrega que durante su periodo en Bain, compró y mejoró empresas al crear bajo su dirección cerca de 100.000 puestos de trabajo.

Pero sus opositores, incluyendo el presidente Barack Obama, dicen que el posible candidato republicano a la presidencia y sus socios inversionistas son unos "depredadores corporativos". Señalan que en lugar de crear empresas exitosas, a menudo, despedían a los trabajadores para ganar más beneficios.

Pese a que ganó el “caucus” de Iowa y las primarias de New Hampshire, analistas pronostican que si es nominado como representante de los republicanos, su camino a las elecciones generales de noviembre será todo un desafío, y aún más cuando se enfrente al presiente Obama.

XS
SM
MD
LG