Enlaces para accesibilidad

Gadhafi avanza en control del petróleo


El hijo de Gadhafi, Saif al-Islam, aseguró que Libia nunca se someterá a los rebeldes ni a las fuerzas de la OTAN ni de Estados Unidos.

El hijo de Gadhafi, Saif al-Islam, aseguró que Libia nunca se someterá a los rebeldes ni a las fuerzas de la OTAN ni de Estados Unidos.

EE.UU. teme el estancamiento debido a la superioridad militar de las fuerzas leales a Gadhafi en Libia.

Los rebeldes resisten los embates de las fuerzas leales a Gadhafi atrincherados en un estratégico puerto petrolero de Libia.

La contraofensiva lanzada por las fuerzas militares libias pretende obligar a la oposición a retroceder y alejarse de la capital del país, Trípoli, un bastión todavía difuso para los rebeldes.

Aún más si se consideran las declaraciones del jefe de la Dirección Nacional de Inteligencia de Estados Unidos James Clapper, quien aseguró que Gadhafi se quedará a largo plazo y que las fuerzas del líder libio están mejor armadas y son superiores logísticamente a las de los rebeldes.

“Están más robustamente equipados con armament de Rusia que incluye defensa aérea, artillería, tanques y equipos mecanizados. Pareccen estar mucho más disciplinados sobre cómo manejar y reparar los equipos”, añadió Clapper.

La estructura de defensa antiaérea libia en tierra, con radares y misiles es la más importante en el norte de África, después de Egipto, indicó en una comparecencia ante el Congreso en la que habló de una posible parálisis en el conflicto, una situación estancada en la que la zona bajo control reblede de Bengasi se convierta en una especie de miniestado, aunque subrayó que la situación es cambiante y es difícil dar estimaciones.

Un día antes, las fuerzas de seguridad de Gadhafi lanzaron un prolongado ataque con misiles y proyectiles de tanques de guerra y artillería en su mayor intento por recuperar las instalaciones petroleras de Ras Lanuf, en el centro de Libia.

Este enfrentamiento hizo retroceder a cientos de insurrectos ‒que incluyen grupos de comando especial que desertaron y se unieron a la rebelión‒, en vehículos cargados con armamento de grueso calibre.

Las informaciones que llegan sobe el control de la zona petrolera de Ras Lanuf son todavía contradictorias, mientras se cree que las fuerzas opositoras siguen controlando las instalaciones y las áreas industriales de la ciudad, donde murieron cuatro personas y 42 resultaron heridas durante el combate.

El hijo de Gadhafi, Saif al-Islam, aseguró que Libia nunca se someterá a los rebeldes ni a las fuerzas de la OTAN ni de Estados Unidos.

El Comité Internacional de la Cruz Roja calificó de ‘guerra civil’ la situación libia, mientras Naciones Unidas cifra en más de 1.000 las muertes desencadenadas por el conflicto, que han movilizado a más de 250.000 personas a salir del país.

XS
SM
MD
LG