FILE - A lab technician inspects vials with the investigational coronavirus disease treatment drug remdesivir at a Gilead Sciences facility in La Verne, California, March 11, 2020.
Un técnico examina una muestra del medicamento Remdesivir en una fábrica en California, el 11 de marzo de 2020.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció el viernes que una prueba aleatoria de seis meses de distintos posibles tratamientos contra la COVID-19 encontró “evidencias concluyentes” de que Remdesivir, un medicamento usado para tratar al presidente Donald Trump cuando estuvo enfermo, tiene poco o ningún efecto en casos severos del virus.

La OMS, en lo que dice fue la más grande prueba aleatoria en el mundo de posibles tratamientos para el COVID-19, probó el Remdesivir y otros tres medicamentos, hydroxicloroquina, lopinavir-ritonavir e interferón, como parte de las investigaciones de la agencia para determinar si fármacos ya existentes podrían ser efectivos para tratar el COVID-19.

En una conferencia de prensa en la sede de la OMS en Ginebra, un portavoz de la organización dijo que los resultados del estudio, que no fue revisado por otros investigadores, “indican que el Remdesivir, hidroxicloroquina, lopinavir-ritonavir e interferón, parecen tener poco o ningún efecto en la mortalidad o en el curso de pacientes del COVID-19 que están hospitalizados”.

U.S. President Donald Trump talks about taking hydroxychloroquine at coronavirus response event with restaurant executives at White House in Washington
Trump desvela que está tomando hidroxicloroquina
La hidroxicloroquina es un medicamento que se usa para tratar enfermedades como la malaria y el lupus. Al comienzo de la pandemia algunos expertos y mandatarios, incluido el presidente Trump, abogaron por su uso para hacer frente al nuevo coronavirus. La falta de estudios contrastados al respecto y los efectos secundarios de este potente fármaco acabaron por desaconsejar su empleo.

La OMS señala que el estudio, que abarcó a más de 30 países, observó los efectos de los tratamientos en las tasas globales de mortalidad, en casos en que se necesitaba de respiradores artificiales, y cuánto tiempo pasaron los pacientes recuperándose en hospitales.

Estudios previos ya habían descartado tres de los tratamientos. Pero los hallazgos llevaron a conclusiones distintas a las de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, las cuales indicaban que el Remdesivir aceleraba las tasas de recuperación de personas con casos severos del COVID-19.

La compañía que fabrica el Remdesivir, Gilead Sciences Inc., vio el precio de sus acciones empezar a caer al conocerse los resultados del estudio de la OMS el viernes. La compañía emitió una declaración diciendo que la información lucía inconsistente, que los hallazgos eran prematuros e hizo referencia a los otros estudios, como el de los Institutos Nacionales de Salud, que han validado los beneficios del medicamento.

Remdesivir estaba entre una batería de medicamentos usada para tartar al presidente Donald Trump cuando contrajo el COVID-19 a inicios de este mes.