Enlaces para accesibilidad

Estudio: Estatus de inmigración incide en cuidado de pacientes terminales

  • Voz de América - Redacción

Investigadores canadienses encontraron que los recientes inmigrantes con enfermedades terminales reciben tratamientos más agresivos y mueren en cuidados intensivos en comparación con residentes o ciudadanos que tienen más información sobre cuidados paliativos.

Los nuevos inmigrantes tienen mayor probabilidad de recibir tratamiento más agresivo en los últimos seis meses de vida y mueren en cuidado intensivo, que los residentes o ciudadanos, indica un estudio canadiense.

Investigadores de la Universidad de Toronto, consideraron además de la situación migratoria, otros factores que pudieran influir en el cuidado de personas en estado terminal, tales como ingreso, edad y causa de muerte; aún así, la probabilidad de muerte de los nuevos inmigrantes en cuidado intensivo fue de un 30 por ciento más.

El estudio, publicado en la revista médica JAMA, indica que la probabilidad de que los nuevos inmigrantes sean admitidos en un hospital en sus últimos seis meses de vida es mayor, así como de ser conectados a aparatos médicos para ayudarlos a alimentarse y respirar.

“La percepción, que -en mi opinión- a menudo es equivocada, es que más procedimientos y máquinas representan mejor cuidado, cuando de hecho no reflejan un cuidado que responde a las necesidades fundamentales de los pacientes y las familias al final de la vida”, dijo a Reuters Health el doctor Robert Fowler, de la Facultad de Salud Pública Dalla Lana de la Universidad de Toronto.

Aunque el estudio no evalúa la razón por la que los nuevos inmigrantes reciben un cuidado diferente de los ciudadanos o residentes, el desconocimiento de las opciones de cuidado fuera del hospital y la mala comunicación podrían ser factores, dijo Fowler en un email a Reuters, en donde alertó que se “necesita mejorar la manera de responder al cuidado de personas en estado crítico en general”.

El estudio en números

Los científicos examinaron la información de 967.013 personas que murieron en Ontario entre 2004 y 2015. De ellas un 5 por ciento fueron clasificadas como nuevos inmigrantes, llegados a Canadá en 1985 o después.

La mitad, murió alrededor de los 75 años, comparado con la longevidad típica de los residentes o ciudadanos, que es de unos 80 años.Un 16 por ciento de los nuevos inmigrantes murió en cuidado intensivo, comparado con 10 por ciento de los residentes.

La admisión al hospital de los nuevos inmigrantes en los últimos seis meses de vida fue de 72 por ciento comparada con el 68 por ciento del resto de la población. También un mayor número de ellos fue ingresado en cuidados intensivos.

Alrededor de un 6 por ciento de los nuevos inmigrantes recibió diálisis o se les colocaron tubos para alimentación al final de sus días, lo que es casi el doble de la proporción de los residentes que reciben ese tipo de intervención.

Adicionalmente un 2 por ciento de los inmigrantes nuevos fueron sometidos a traqueotomías, donde les colocaron un tubo para respirar a través del cuello. Ese porcentaje es también el doble de los residentes.

Un 22 por ciento de nuevos inmigrantes fueron conectados a respiradores artificiales en comparación con un 14 por ciento en otras personas.

Otros factores

La región de origen de los inmigrantes también parece ser un factor en su tratamiento, recibiendo cuidado menos agresivo la gente del Norte y Oeste de Europa e intervenciones más intensas las personas del Sur de Asia.

Los investigadores no tuvieron acceso a información sobre la gravedad de las enfermedades de los pacientes en el estudio y de otras características individuales que pudieran haber influido en la intensidad del cuidado, advierten los autores del estudio.

Es posible también que las diferencias en la atención de salud en Canadá, que tiene seguro de salud universal para toda la población, puede ser aún mayor en Estados Unidos u otros países donde los costos y estatus de seguro médico puede influir en el tipo de cuidado que se recibe, dijo el doctor Fowler.

Muchos factores pueden influir en el tipo de cuidado que los inmigrantes reciben al final de su vida, incluidos tener familiares que puedan representarlos, sus creencias culturales sobre la muerte, y barreras linguísticas que pudieran evitar que entiendan las opciones de tratamiento o comunicar sus preferencias, dijo a Reuters Michael Harhay, autor de un editorial que acompaña el estudio y becario del Centro de Investigación de Cuidado Paliativo y Enfermedades Avanzadas de la Facultad de Medicina Perelman en la Universidad de Pensilvania, en Filadelfia.

“Entender los mecanismos por los que los inmigrantes son admitidos a los hospitales es una pieza perdida en esta historia y puede proveer información sobre el papel que juegan los recursos limitados y las barreras al cuidado paliativo”, escribió Harhay en un email.

Para el especialista, “las diferencias de tratamiento pueden deberse a diferencias en conocimiento”, por lo que considera que “es esencial que los médicos informen a los pacientes tanto de su prognosis como de las opciones que tienen para el cuidado médico al final de su vida”.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG