Enlaces para accesibilidad

James Comey pide a corte anular citación de legisladores republicanos


El exdirector del FBI James Comey, pidió a una corte anular una citación de miembros republicanos del Congreso alegando que están tratando de obligarlo a declarar a puerta cerrada "para vender una narrativa política distorsionada y partidista".

El ex director del FBI, James Comey, pidió el jueves a un juez federal que anule una citación legislativa de los republicanos en el Comité Judicial de la Cámara de Representantes, que están tratando de obligarlo a declarar a puerta cerrada sobre su toma de decisiones antes de las elecciones presidenciales de 2016.

La inusual solicitud presentada en el Tribunal de Distrito de EE.UU. para el Distrito de Columbia se produjo después de que Comey dijera previamente a los legisladores republicanos que solo estaría de acuerdo en declarar si la audiencia era abierta al público.

"El Sr. Comey solicita la intervención de este tribunal no para evitar dar testimonio, sino para evitar que el comité conjunto utilice el pretexto de una entrevista a puerta cerrada para vender una narrativa política distorsionada y partidista", dice la solicitud.

La citación del Congreso, del 21 de noviembre, que ordenó a Comey presentarse para una deposición a puerta cerrada el 3 de diciembre se emitió como parte de una investigación conjunta en curso por parte del Comité Judicial de la Cámara de Representantes y el Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes.

El Comité Judicial de la Cámara de Representantes citó separadamente a la exfiscal general Loretta Lynch para presentarse a una entrevista a puerta cerrada el 4 de diciembre.

La investigación analiza las decisiones del FBI relacionadas con su investigación sobre el uso de un servidor de correo electrónico privado por parte de la exsecretaria de Estado Hillary Clinton y su investigación sobre si la campaña del presidente Donald Trump se confabuló con Rusia.

La investigación dirigida por los republicanos ha sido criticada por los demócratas como un esfuerzo partidario para socavar la investigación de Rusia del fiscal especial Robert Mueller, que Trump ha calificado de "caza de brujas".

Comey, quien fue despedido por Trump el año pasado, es visto como un testigo importante de si Trump trató de obstruir la investigación del fiscal especial.

Los republicanos han alegado que el FBI está predispuesto contra Trump, señalando la decisión de Comey de anunciar públicamente que el FBI no presentaría cargos contra ella, así como mensajes de texto que desacreditaban a Trump entre dos ex empleados del FBI que trabajaron en la investigación del correo electrónico.

También afirmaron que el FBI cometió errores cuando solicitó una orden para vigilar al anterior asesor de la campaña de Trump, Carter Page.

Un informe del inspector general del Departamento de Justicia publicado a principios de este año criticó a Comey por su manejo del asunto Clinton, pero dijo que no mostraba ningún sesgo político.

En el archivo de la corte, el abogado de Comey dijo que los republicanos han presionado una "narrativa corrosiva" al decir que Clinton cometió "delitos graves y que el FBI y el Departamento de Justicia le concedieron una indulgencia injustificada que era leal a ella y a su partido".

Los dos legisladores republicanos que supervisan la investigación en el Congreso, el presidente del comité judicial Bob Goodlatte y el presidente de la comisión de supervisión Trey Gowdy, no se presentaron a la reelección y abandonarán el Congreso a fines de año.

Se espera que la investigación concluya en enero, cuando los demócratas recuperen el control de la Cámara de Representantes y ganen el poder de emitir sus propias citaciones.

Una portavoz de Goodlatte no respondió inmediatamente a una solicitud de comentario de Reuters.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG