Enlaces para accesibilidad

En simulación, huracán de categoría 4 devasta la costa este


Un ficticio huracán Cora desarrollado en simulación por planificadores de desastres es alarmantemente similar a los pronósticos del huracán Florence. Foto: FEMA/K.C. Wilsey.

Hace apenas unos meses, los planificadores de desastres simularon un huracán de categoría 4 alarmantemente similar al escenario real que se desarrolla actualmente en un tramo peligrosamente vulnerable de la costa este de Estados Unidos.

Un ficticio "Hurricane Cora'' llega con fuerza al sureste de Virginia y sube por la Bahía de Chesapeake para impactar en Washington, DC, en la narrativa creada por la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias y el Laboratorio Nacional Argonne.

El resultado fue un daño catastrófico, que tiene a algunos expertos preocupados de que el huracán Florence podría producir un desastre comparable al del huracán Katrina de 2005 y en una parte del país que es famosa por su difícil evacuación.

El huracán simulado noqueó la energía en la mayoría de las estaciones de servicio en la región del Atlántico Medio, dañó una planta de energía nuclear y envió desechos a los principales canales de envío, entre otros problemas, según un manual de simulación del Departamento de Energía.

"Lo que intentaban hacer era crear el peor de los casos, pero es un escenario muy realista", dijo Joshua Behr, profesor de investigación de la Universidad Old Dominion de Virginia, que está involucrado en simulaciones y modelos de desastres.

Florence también es una tormenta de Categoría 4 y ahora se pronostica que golpeará la misma área general. El martes, el "cono'' del Centro Nacional de Huracanes que mostraba la trayectoria proyectada por Florence incluía la región de Hampton Roads, Virginia, donde Cora supuestamente tocó tierra.

Líderes sénior de la Casa Blanca, junto con más de 91 departamentos y agencias federales, participaron en el "ejercicio a nivel nacional" a fines de abril y principios de mayo, dijo FEMA.

La tormenta ficticia tocó tierra en la región densamente poblada de Hampton Roads, trayendo una marejada ciclónica de 4,5 metros y hasta 9 pulgadas (23 centímetros) de lluvia en algunas áreas dentro de las primeras seis horas. Eso cortó las rutas principales _ usadas tanto para escapar como para los rescatadores _ en el área de Hampton Roads y en otros lugares.

En el escenario, los vientos con fuerza de huracán de Cora afectaron tres centrales nucleares. Una fue dañada. Treinta y tres subestaciones eléctricas principales estaban en riesgo debido a marejadas e inundaciones importantes.

Las carreteras y los puentes clave también fueron dañados, y los escombros bloquearon el Newport News Channel y otras vías fluviales. La estación de la Guardia Costera Cape Charles se quedó sin electricidad y la estación de la Guardia Costera Chincoteague fue severamente dañada por los fuertes vientos. La feroz tormenta ficticia también dañó y cerró el Aeropuerto Nacional Reagan en Washington.

El falso huracán amenazó a cientos de torres celulares, y el área donde se cortó la energía incluyó 135 centros de datos en Virginia y otros 60 en Maryland.

El escenario de Cora proyectó vientos con fuerza de huracán que infligieron "daños catastróficos" a las casas y daños significativos a la infraestructura crítica dentro de un radio de 50 millas del centro del huracán.

El manual no hace mención de muertes y lesiones, centrándose en cambio en la infraestructura.

Otra sorprendente similitud entre el escenario y el camino del huracán Florence: el terreno ya saturado en esa parte de la costa del Atlántico medio.

"Lo que me temo es que la saturación, combinada con una tormenta que se estanca", dijo Behr, que ha estudiado a poblaciones vulnerables en los senderos del huracán Katrina en la costa del Golfo y en la región de Hampton Roads.

Si partes de la costa este se inundan con agua, podría provocar una catástrofe en la escala de Katrina, dijo Behr. Y recuperarse de un desastre en la región de Hampton Roads también sería paralelo a las consecuencias de Katrina, agregó.

"Creo que esos patrones también se manifestarán en Hampton Roads si llega una gran tormenta'', dijo. "La vulnerabilidad de nuestras poblaciones es bastante similar a la de Nueva Orleans. Desplazamiento, dolor, sufrimiento, pérdida de propiedad. Todas esas cosas se desarrollarán de una manera que tiene un paralelismo con la forma en que Katrina jugó''.

Se sabe que la evacuación es un desafío en Hampton Roads, una región costera habitada por 1,7 millones de personas en ciudades como Norfolk, Virginia y Virginia Beach.

"He escuchado a la gente decir que Virginia Beach es el callejón sin salida más grande del mundo en el sentido de que no hay muchas maneras de evacuar'', dijo Michelle Covi, profesora asistente de práctica en Old Dominion University y Virginia. Sea Grant, un grupo de ciencia que trabaja con otras universidades de la región en asuntos costeros.

"No se puede ir al norte por la bahía de Chesapeake'', dijo. "No se puede ir al sur, y en este caso no se quiere porque la tormenta es así. En general, quieres ir hacia el oeste, pero de nuevo hay muchos cuerpos de agua''.

En Charleston, Carolina del Sur, donde la elevación promedio es de solo 11 pies (3,4 metros) sobre el nivel del mar, la marea de tormenta y las inundaciones debido a la lluvia torrencial de un huracán tienen el "mismo efecto": cortar el acceso, dijo Norman Levine, profesor asociado del Colegio de Charleston. "Inunda las carreteras y termina llegando al punto en que te aislas de las pequeñas comunidades de islas marinas'', dijo.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG