Enlaces para accesibilidad

Movilizarse en Washington: una pesadilla diaria


Ante tantas rutas, diferentes horarios y tantas salidas, una persona se puede confundir con respecto a cuál le queda más cerca de su destino.

Ante tantas rutas, diferentes horarios y tantas salidas, una persona se puede confundir con respecto a cuál le queda más cerca de su destino.

Movilizarse de un lugar a otro en Washington puede convertirse en una pesadilla, por el precio y lo caótico.

Como en todas las ciudades, el transporte público reemplaza el uso de un automóvil y de esa manera se evita el tener que pagar un alto precio por estacionamiento o simplemente pasarse horas dando vueltas y Washington no es la excepción.

En Washington DC, el uso del sistema de Metro predomina sobre otros medios de transportes, lo cual hace que la demanda sobrepase la capacidad de mantener un buen servicio.

El cobro de un viaje en el Metro va desde $2.15 dólares a un máximo de $5.90 por viaje y el costo sube en horas pico entre semana.

El servicio de Metro ha sufrido descarrilamientos, apagones, fallas en el sistema de aire acondicionado y falta de alumbrado en varios vagones. Lo cual se convierte en una pesadilla para los pasajeros.

“Yo vivo en Maryland y aunque tengo carro, entre semana uso el Metro para llegar a mi trabajo, en el fin de semana si tengo que venir a la capital uso mi carro para no tener que lidiar con los horarios de fin de semana”, compartió Charles Reed con la Voz de América.

Las seis líneas del Metro semejan arterias que se entrelazan en distintos puntos de transferencia, ya sea a otra línea del Metro o a autobuses públicos.

Arterias confusas

Para una persona recién llegada a la ciudad este mapa puede ser confuso. Hay Metros que señalan una parada, pero su lugar de destino no es el que indica en la puerta. Hay estaciones de colores y estaciones donde dos o más colores se cruzan entre sí, algo que solo podría entender Indiana Jones.

Washington cuenta con 325 rutas de autobuses, las cuales en su mayoría tienen dos o más paradas en dos o más salidas del tren o Metro. Para algunos usuarios, como es mi caso, hay veces que no sabes si debes salir por el noroeste o por el sureste. ¿Confuso? Claro que sí.

Otro inconveniente son los horarios y la explicación que un tablero electrónico le ofrece al pasajero, donde no explica exactamente si es la hora de llegada o que está por llegar.

Ante tantas rutas, diferentes horarios y tantas salidas, una persona se puede confundir con respecto a cuál le queda más cerca de su destino.

Hay otros factores que se tienen que considerar, horarios, choques y descarrilamientos del sistema Metro que pueden hacer la movilidad en la ciudad un verdadero problema.

Si la preocupación es la seguridad, el sistema de transporte del Metro cuenta con un servicio de policía único, cámaras de vigilancia y perros adiestrados.

No sin contar con detectives encubiertos, lo cual hacen que el Metro sea quizás el más seguro de Estados Unidos.

Pedaleando en Washington

Pero en un mundo verde, Washington tiene sus ventajas.

Washington es relativamente una ciudad muy pequeña que la mayoría de personas podrían recorrer en bicicleta y muchos de ellos así lo hacen.

Hay estaciones de bicicletas rentables que cobran $8 dólares por 24 horas, $28 dólares mensuales o un cobro de $96 dólares anualmente, este servicio cuenta con 3.000 bicicletas y 350 estaciones en distintos puntos de la ciudad.

XS
SM
MD
LG