Enlaces para accesibilidad

Líderes opositores esperan un tono más conciliatorio de parte del presidente en su discurso de Estado de la Nación.

El nuevo líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, instó al presidente Barack Obama a cambiar su estrategia unilateral y a trabajar con el Congreso.

"Cuando le hemos pedido a la Casa Blanca un compromiso constructivo, lo que hemos visto ha sido bastante desalentador. Tenemos que cambiar esta dinámica. Tenemos que dar vuelta a la página. Y el discurso sobre el estado de la nación ofrece esa oportunidad”, dijo McConnell.

Y es que las recientes acciones adoptadas por el mandatario, particularmente en materia de inmigración y la nueva política hacia Cuba, han irritado al partido de oposición que, según McConnell, va a estar escuchando de cerca el discurso presidencial.

“Es un gran momento para el presidente y para nuestro país. El tono que utilice y los temas que aborde nos dirán mucho sobre lo que podemos esperar en el acto final de su presidencia”, agregó.

Durante los próximos dos años, el mandatario tendrá que gobernar con un Congreso adverso que ha prometido bloquear cualquier intento del presidente de impulsar su propia agenda, como lo ha hecho en las últimas semanas, sin intervención legislativa.

“Las acciones unilaterales del presidente son una ofensa a nuestro sistema de gobierno… Dije que lucharía con uñas y dientes cuando tuviéramos la mayoría en la Cámara y en el Senado, y lo dije en serio”, dijo el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner.

A esta advertencia, la Casa Blanca respondió que el presidente tiene la última palabra y que no dudará en vetar cualquier propuesta republicana con la que no esté de acuerdo.

Queda por ver si el mandatario se ceñirá a ese tono desafiante, este martes, cuando se dirija por primera vez a un Congreso totalmente controlado por el partido republicano.

XS
SM
MD
LG