Enlaces para accesibilidad

Latinoamérica: sueldos e inflación

  • Luis Velarde

El gobierno venezolano creará una agencia de control para limitar las ganancias de las empresas que operan en las áreas de alimentos y medicina.

El gobierno venezolano creará una agencia de control para limitar las ganancias de las empresas que operan en las áreas de alimentos y medicina.

Latinoamérica está en una posición privilegiada para hacer frente a la crisis mundial pero los sueldos básicos no lo demuestran.

América Latina parece escurrirse de la crisis financiera mundial por lo menos por el momento, asegura Jürgen Weller, especialista en economía. Con un crecimiento estimado de 4.4% para 2011, un alza estimada de las exportaciones de 27% y una tasa de desempleo que no superará el 7% (por debajo de EE.UU. y varios países europeos), la región es una de las más estables en el mundo.

Weller, Director de la División de Desarrollo Económico de la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe perteneciente a las Naciones Unidas) dice que si bien muchos países latinoamericanos han mejorado su manejo de sus finanzas, la región sigue dependiendo de los mercados y las economías mundiales.

Latinoamérica está “enfrentado un periodo prolongado de bajo crecimiento e incluso de una crisis de mayor o menor profundidad. Es ahí cuando veremos si el Estado puede compensar estas pérdidas de ingreso”, señala Weller.

Con un sueldo mínimo

Datos de la CEPAL indican que países como Brasil, Chile y Uruguay los salarios reales crecieron relativamente pese a la inflación. Pero con sueldos que varían entre $100 y 500 dólares al mes, dependiendo del país, Weller dice que es imposible sostener a una familia.

“Hay que tener en cuenta que las personas no viven solas. Le sería imposible a una persona que recibe el salario mínimo mantener una familia en condiciones dignas”, asevera el experto de la ONU.

Igualmente, Weller afirma que cuando el salario mínimo es igual al salario promedio, la demanda en el mercado laboral puede caer sustancialmente. “En Paraguay por ejemplo, el salario mínimo es tan alto como el salario promedio ($ 410 dólares aproximadamente) y por eso que “no refleja lo que una economía, como la paraguaya, puede pagar como base”.

Si bien el salario mínimo establece una base económica y ética en el mercado de trabajo, éstos dependen de la prosperidad y las negociaciones políticas de un país.

El experto en mercados laborales indica que los salarios sufrieron mucho en 2008 cuando el precio de los alimentos y de los combustibles aumentó afectando el nivel de vida de millones de personas.

“Si aumentan los alimentos son los hogares de bajos ingresos los que más sufren” porque porcentualmente “los alimentos representan un mayor gasto para ellos”, agrega el especialista de la ONU.

Los primeros efectos

Los mayores ingresos de la región están ligados a las exportaciones, turismo e inversiones extranjeras. Pese a indicadores positivos de crecimiento, la CEPAL señala que la incertidumbre de la economía mundial afectará de manera directa a la región.

“La gente tiene dudas si invierte, dudas sobre si toman créditos hipotecarios para comprar una casa, un departamento u otros mayores gastos. Se pude entrar en un círculo negativo en donde las expectativas llevan a la reducción de la inversión y del gasto. Esto empeora las expectativas y sería un ciclo hacia abajo”, explica.

Por ahora los países latinoamericanos han logrado esquivar los golpes en los mercados financieros que tienen en vilo a las poblaciones en EE.UU. y Europa. La diversificación de mercados ha logrado que la región y su población no dependan sólo de ciertos países.

Los indicadores de la ONU estiman que la bonanza económica en la región durará mientras los mercados asiáticos tengan una demanda alta de las materias primas que se producen en Latinoamérica y de las políticas gubernamentales de los diferentes países.

XS
SM
MD
LG