Enlaces para accesibilidad

El Congreso regresa de vacaciones con agenda llena

  • Voz de América - Redacción

El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, tiene en sus manos dificiles manejos políticos qué hacer en las próximas tres semanas.

El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, tiene en sus manos dificiles manejos políticos qué hacer en las próximas tres semanas.

El análisis del pacto nuclear con Irán, la posibilidad de cerrar el gobierno para presionar contra Planned Parenthood y hasta el discurso del papa ante el Congreso mantendrán ocupados a los legisladores en las próximas tres semanas.

El Congreso regresa este martes de su receso de un mes presionado por resolver en solo tres semanas el apoyo al acuerdo nuclear iraní y tratar de evitar el cierre del gobierno.

El Congreso tiene hasta el 17 de septiembre para revisar los términos del acuerdo nuclear iraní y votar a favor o en contra del mismo, y si bien el resultado parece cada vez más seguro, hay expectativas de cómo el proceso se desenvolverá en el curso de la próxima semana.

La interrogante más grande tiene que ver con el primer paso de si la Cámara de Representantes y el Senado, ambos controlados por los republicanos, van a aprobar un proyecto de ley que rechace el acuerdo. En la Cámara, los republicanos tienen los suficientes votos para conseguir un fácil rechazo de la medida.

Pero las cosas son más complicadas en el Senado, donde una mayoría republicana más limitada y reglas más caprichosas significan que los demócratas tienen una mejor oportunidad de evitar que la votación se lleve a cabo.

Hasta ahora, 38 senadores, todos demócratas e independientes, han dicho que votaran en contra del rechazo al acuerdo, pero eso no necesariamente significa que también ayudarán a bloquear a que la votación tenga lugar.

Si ambas cámaras aprueban la medida en contra del acuerdo, los siguientes pasos son más claros. El presidente Barack Obama ha prometido usar su poder de veto para rechazar cualquier medida opuesta.

El sistema estadounidense da al Congreso una oportunidad más en esta situación, pero superar el veto presidencial requiere el apoyo de las dos terceras partes tanto en la Cámara como en el Senado. Eso significaría 67 de 100 senadores y 290 de 435 representantes de la Cámara opuestos al tratado con Irán, algo difícil de visualizar.

Cierre del gobierno

En cuanto al cierre al del gobierno, habrá que ver con qué tanto apoyo cuenta el senador Ted Cruz y otros republicanos ultraconservadores, para llevar al gobierno al borde del cierre si no se le quitan los fondos federales a la organización abortista Planned Parenthood.

La organización se vio envuelta en un grave escándalo al revelarse videos en los que ejecutivos de Planned Parenthood discutían la venta de fetos producto de los abortos realizados en sus clínicas.

Cruz es uno de varios senadores que firmaron una carta dirigida al líder de la mayoría republicana, Mitch McConnell, en la que piden poner paro a cualquier ley --incluyendo la ley de presupuesto federal-- que contemple dólares federales para Planned Parenthood.

"El pueblo estadounidense no debe ser obligado a proveer fondos a la industria del aborto", dice Cruz en la carta que ha circulado para firma.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG