FILE - In this Aug. 20, 2018 file photo, pedestrians walk past the Central Bank displaying a banner featuring the faces that…
En esta fotografía de archivo de agosto de 2018, los peatones pasan frente al Banco Central mostrando una pancarta con los rostros en la nueva moneda del país, en Caracas, Venezuela.

CARACAS - La recuperación de los activos en el exterior del Banco Central de Venezuela (BCV) por parte de la oposición ha sido más efectiva en EE.UU y el Reino Unido, más que en otros países europeos, explicó la junta administradora ad hoc de la institución.

Ricardo Villasmil, presidente de la junta administradora ad hoc nombrada por la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, realizó este jueves su comparecencia  pública sobre su gestión tras un año de nombramiento

Al igual que han señalado otras juntas administradoras en su rendición de cuentas los últimos días, por petición del presidente interino Juan Guaidó, Villasmil indicó que la “misión fundamental” de la junta se basó en la “identificación, protección, control y recuperación de activos”.

El también economista explicó que al igual que otros bancos centrales, el de Venezuela concentró parte de sus activos en el exterior en centros financieros mundiales: Nueva York, en el Banco de la Reserva Federal de Nueva York y Citi Bank; y en Londres, con el Banco de Inglaterra y Deutsche Bank.

La aprobación del Parlamento, presidido por el líder opositor Juan Guaidó, permitió nombrar también una junta directiva en Monómeros, una empresa química colombiana propiedad de Pequiven.
¿Cómo estaba y qué ha logrado el gobierno de Guaidó en Monómeros, importante activo de Venezuela en Colombia?
Monómeros es una empresa química con sede en Colombia, propiedad de la estatal Petroquímica de Venezuela, Pequiven.

En la Reserva Federal, habían 4.6 millones de dólares, explicó Villasmil. En el caso de los fondos en Citi Bank, por unos 342 millones de dólares, fueron transferidos a la Reserva Federal de Nueva York “ante la amenaza de los acreedores de la República”, agregó.

Villasmil explicó que de los fondos en EE.UU., los movimientos que se han hecho han sido para gastos legales. La junta calcula que estos gastos, si bien elevados, representan -aproximadamente- menos de 0.5 por ciento del total de los fondos “rescatados”.

Los otros movimientos registrados en estas cuentas se tratan de los anunciados por Guaidó dirigidos a la Organización Panamericana de la Salud y la Cruz Roja para la adquisición de equipos de protección al personal sanitario del país.

Por otra parte, en Deutsche Bank fueron identificados 120 millones de dólares. Según indicó el directivo, el banco decidió poner la decisión de su pertenencia en el tribunal de Londres.

En una situación similar, explica Villasmil, se encontrarían las 33 toneladas de oro del BCV en el Banco de Inglaterra tras la demanda interpuesta por el Banco Central controlado por el gobierno en disputa de Nicolás Maduro. La diferencia es que ya un juez reconoció la potestad del gobierno interino sobre estos fondos, fallo que el gobierno en disputa ya anunció que apelaría.

Estas 33 toneladas de oro en el Banco de Inglaterra han ganado en valor un 29 por ciento, ubicándose en unos 2.000 millones de dólares, desde el nombramiento de la junta, indicó el directivo. 

Explicó que, para tener estos recursos finalmente disponibles, es un “proceso lento y hay que tener paciencia”. “Existe bastante confianza en los abogados que manejan el caso y la oficina del Procurador Especial, que el resultado eventualmente va ser favorable a la junta administradora (ad hoc) del Banco Central”. 

FILE PHOTO: A worker walks past a mural with a PDVSA logo at its gas station in Caracas
¿Qué ha logrado la junta administradora ad hoc de PDVSA?
La junta reconoció que tuvieron más éxito con los activos en EE.UU. y no tanto con aquellos que cuya cadena accionaria pasa a través de filiales en Europa, o incluso Venezuela.

En el caso de España, la totalidad de los fondos del BCV en el Banco de España - 2,5 millones de euros - fueron transferidos a la OPS. Esta acción no fue decisión de la junta, apuntó Villasmil, por lo que pidieron explicación al banco, al gobierno español y al gobierno interino venezolano. 

Novo Banco, en Portugal, y el Tesoro francés, las otras entidades con recursos del BCV, remitieron el caso a las respectivas cancillerías de los países para definir quién es el dueño de los fondos, pero no han tenido respuesta oficial. 

“(En los casos de España, Francia y Portugal) sería conveniente, a nuestro juicio y así lo hemos manifestado, tener una estrategia integral coordinada con cancillería y con las demás juntas administradoras”, indicó Villasmil.

Además de la identificación de todos estos recursos, la junta administradora ad hoc, explicó el economista, también tomó la decisión de iniciar el proceso de reconciliación de la deuda pública y ya han recibido varias propuestas de firmas especializadas, aunque no han podido avanzar en este proceso.