A woman reacts as she has her nasal swab sample collected by a health worker during a mass test for the new coronavirus at the…
Una mujer reacciona con rechazo a una prueba nasal para el coronavirus en Indonesia, el 21 de junio de 2020.

Una prueba de COVID-19 autorizada recientemente y que se hace en base a una muestra de saliva, ya está siendo utilizada en recintos universitarios en todo Estados Unidos.

Estas pruebas de saliva producen resultados en menos de 24 horas, cuestan unos 10 dólares y son menos invasivas que las pruebas estándares que consiste en insertar un hisopo en las profundidades de la fosa nasal.

La Escuela de Salud Pública de la Universidad de Yale firmó una alianza con la Asociación Nacional de Baloncesto (NBA, por sus siglas en inglés) y la Asociación Nacional de Jugadores de Baloncesto en junio para diseñar la prueba, llamada SalivaDirect.

“Las pruebas de SalivaDirect pueden resolver cuellos de botella de tiempo, costos y suministros”, dijo Martin Burke, un profesor de química que ayudó a producir la prueba en la Universidad de Illinois, en colaboración con la Universidad de Yale.

“Una vez que alguien es infectado, la cantidad de virus en el sistema puede aumentar muy rápido. A menos que tengamos una prueba que pueda darnos resultados rápidamente, al momento que se enteren que están infectados, ya habrían esparcido el virus”, dijo Rebecca Lee Smith, profesora de Patobiología, en la página web de la Universidad de Illinois.

“Cuanto más rápido podamos notificar a la gente, más rápido podremos detener el virus”, dijo Smith.

A general view of AstraZeneca's Sydney headquarters, after Prime Minister Scott Morrison announced Australians will be among…
¿Cómo avanza la vacuna para el coronavirus?
Cuando la pandemia parece no querer dar un respiro al mundo, la OMS afirma que hasta el momento existen unos 167 los candidatos vacunales, como parte de los esfuerzos de firmas de biotecnología para acabar con el nuevo coronavirus.

En la Universidad de South Carolina, funcionarios dicen que harán pruebas diarias a miles de estudiantes y empleados, sin límites en la frecuencia. La prueba más sencilla es recomendada para los que no tienen síntomas. Para los que tienen síntomas de resfrío -como fiebre- se recomienda usar una prueba en las fosas nasales.

Universidades en todo Estados Unidos han deliberado sobre cómo realizar las clases durante la pandemia de coronavirus. Jóvenes infectados se han visto menos impactados por el virus que personas mayores, pero son considerados como posibles transmisores asintomáticos.

Ahora que el semestre de otoño para muchas universidades ya está en marcha, funcionarios de universidades buscan formas para mantener sus programas educativos sin esparcir el virus. Mientras muchos inicialmente dijeron que llevarían a los estudiantes de regreso a sus recintos para recibir las clases, más y más están ahora pasando a clases en línea.

Para contribuir al esfuerzo académico para controlar la pandemia, la Universidad Davidson, en Carolina del Norte, creó la Iniciativa Universitaria para Crisis, que monitorea casos de coronavirus, las respuestas de universidades y las subsiguientes innovaciones.

De casi 3.000 universidades en Estados Unidos, 784 están realizando sus clases casi totalmente en línea, 584 principalmente presenciales, 460 ofrecen una mezcla de las dos y 718 no han decidido, según Davidson.