FILE PHOTO: A woman holds a small bottle labeled with a "Vaccine COVID-19" sticker and a medical syringe in this illustration…
La vacuna para el coronavirus es el medicamento esperado para que el mundo regrese a la normalidad.

Todos saben que una posible vacuna para la COVID-19 será un gran negocio. El laboratorio que logre poner en el mercado la primera vacuna tendrá a su favor la primicia y encargos de millones de dosis.

Una vacuna efectiva logrará poner fin a los trastornos causados por la pandemia y preparará el camino para un regreso a la normalidad.

Lo que preocupa es el precio que tendrá la vacuna. Las grandes empresas de biotecnología están acostumbran a cobrar elevados precios por sus productos, mucho más cuando están en demanda. La vacuna para el coronavirus no podría ser una excepción.

En el precio de un medicamento generalmente están incluidas las enormes sumas de dinero que se invierten en su desarrollo y fabricación, el tiempo invertido y otros detalles de comercialización.

Sin embargo, algo hay diferente en la vacuna para el coronavirus: el aporte que han hecho los gobiernos, principalmente Estados Unidos y países europeos, en los esfuerzos de desarrollo.

¿Qué vacunas se perfilan?

Una de las vacunas más adelantadas es la que desarrolla el laboratorio AstraZeneca y científicos de la Universidad de Oxford, en Gran Bretaña, que según datos publicados el 20 de julio pasó con éxitos las primeras pruebas clínicas.

La compañía dijo que no buscará lucrar con la vacuna durante la pandemia, pero no reveló un posible precio de venta.

Otra farmacéutica, Moderna, ha logrado entrar en la Fase 3 para desarrollar la vacuna contra el coronavirus.

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, aseguró que la administración está trabajando para que las dosis sean “accesibles y seguras” para todos los estadounidenses.

Por otra parte, el gobierno de Estados Unidos firmó un contrato con el laboratorio Pfizer para la entrega de 100 millones de dosis de una vacuna contra el COVID-19 que está elaborando esa firma.

El vicepresidente Mike Pence durante una conferencia de prensa en la Universidad de Miami.
Pence: EE.UU. trabaja para que las dosis de vacunas contra el COVID-19 sean “accesibles y seguras”
La compañía de biotecnología Moderna se ha convertido en la primera en Estados Unidos en llegar a la tercera fase de desarrollo de la vacuna y próximamente 30,000 voluntarios se someterán a los ensayos clínicos.

¿Cuáles precios se prevén?

Los legisladores estadounidenses tienen interés en conocer en qué condiciones llegarán al público las vacunas y tanto demócratas como republicanos quieren saber qué presenta el futuro.

Muchos miembros del Congreso desconfían de las promesas de las grandes farmacéuticas y confían en monitorear la comercialización de la vacuna para el coronavirus, especialmente después de haberse asignado fondos federales para el desarrollo y la investigación.

En una audiencia reciente, algunas farmacéuticas dejaron entrever los precios que podría tener la vacuna para el coronavirus.

Pfizer, que no ha recibido fondos federales sino un contrato de venta de 100 millones de dosis, calculó un precio de 19,50 dólares por vacuna. Esta vacuna probablemente consistirá de dos dosis, lo que costaría al gobierno 39 dólares por paciente.

Por otra parte, Moderna, una firma de Massachusetts que tiene su vacuna en un avanzado estado de desarrollo, recientemente dio a entender que su precio no sería mayor que la de la vacuna para la influenza, la cual cuesta, cuando más, 50 dólares.

Otras farmacéuticas, como Merck & Co., Novavax y GlaxoSmithKline y Sanofi no han proyectado todavía un precio para su posible vacuna.

¿Y en América Latina?

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) está trabajando para que los países más vulnerables de Latinoamérica y el Caribe reciban una vacuna contra la COVID-19 a un precio “asequible” una vez que esté disponible, dijo la directora del organismo, Carissa Etienne.

La vacuna en dos dosis de Pfizer y BioNTech probablemente costará alrededor de los 10 dólares cada dosis en América Latina.

A nivel global, dos de las casi 20 vacunas experimentales contra el COVID-19 para prueba en humanos se encuentran en la Fase III de ensayos, la de AstraZeneca y la Universidad de Oxford y otra del laboratorio chino Sinopharm. Los esperan tenerla disponible para fines de 2020 o principios de 2021.