FILE PHOTO: FILE PHOTO: Commander of the U.S. Southern Command Admiral Craig S. Faller pauses as he talks to the media after an…
El jefe del Comando Sur de Estados Unidos, Craig Faller, aseguró que las operaciones de Irán en Venezuela confirman sus intenciones de “tomar una situación de ventaja en la región para contraponer los intereses de EE.UU.”.

El jefe del Comando Sur de Estados Unidos, Craig Faller, aseguró el martes que está viendo “con preocupación” las actividades que está desarrollando Irán en Venezuela con el envío de tanques de crudo y el interés que tiene en controlar la región latinoamericana.

“He estado viendo los intereses de Irán con preocupación, lo hemos estado siguiendo muy de cerca y hemos compartido esa información de inteligencia con nuestros aliados” en la región, explicó el alto mando de las Fuerzas Armadas de EE.UU. durante una ponencia en la 5ª Conferencia Anual de Seguridad en el Hemisferio. 

La agencia Reuters reportó el miércoles pasado que un buque con bandera iraní, Clavel, pasó el Canal de Suez tras cargar combustible a fines de marzo en el puerto de Bandar Abbas, en Irán, según datos de rastreo de Refinitiv Eikon.

Un día después, el jueves, un funcionario de alto rango de la administración de Donald Trump afirmó a la agencia de noticias, en condición de anonimato: "Estamos viendo qué medidas se pueden tomar”.

Sobre esa cuestión, Faller confirmó la presencia de “informes de llegada de tanques” pero no hizo ningún comentario adicional al respecto. Sin embargo, aseguró que estos movimientos confirman las intenciones del gobierno iraní de “tomar una situación de ventaja en la región para contraponer los intereses de EE.UU.”.

Faller insistió en la necesidad de seguir creando “fuertes alianzas con las democracias” en América Latina y el Caribe para hacer frente a las “amenazas” de países como Venezuela, Nicaragua y Cuba. 

“Estamos en un vecindario, tenemos que pensar en valores comunes, en culturas comunes. Estamos conectados. Estamos en un hemisferio democrático en la mayor parte, a pesar de algunas excepciones como Cuba, Venezuela y Nicaragua”, manifestó al tiempo que subrayaba que “las alianzas benefician a todos y es un buen mecanismo para combatir las amenazas de cara al futuro”.

El Almirante dijo que el tráfico de drogas, de armas y de personas también suponen una gran amenaza a la estabilidad de América Latina y el Caribe. No se refirió solamente a la actividad de Irán, sino también de otros países como Rusia y China que “están tratando de imponer su orden mundial en el hemisferio”. 

La corrupción en Venezuela es otra de las grandes preocupaciones del Comando Sur, algo que también están analizando exhaustivamente, expresó.

The west face of the United States Capitol Building is seen in this general view. Monday, March 11, 2019, in Washington D.C. …
Consenso en el Capitolio: No es momento de bajar la guardia con Venezuela
Legisladores de ambos partidos piden mantener la ruta establecida, a pesar de los recientes acontecimientos acaecidos en el país sudamericano debido al enfrentamiento entre el gobierno y la oposición, una situación que se ha visto exacerbada, tras la reciente incursión paramilitar en costas venezolanas.

El gobierno de Estados Unidos anunció una lista de sanciones para funcionarios venezolanos, entre ellos miembros del gobierno y empresas que trabajan con el gobierno en disputa de Nicolás Maduro. 

En opinión de Faller, la grave crisis humanitaria, política y económica en el país sudamericano ha provocado el éxodo de miles de venezolanos en los últimos meses, algo que podría incrementar por la pandemia del coronavirus.  

“Las instituciones corruptas del ilegítimo presidente Nicolás Maduro ha provocado que unos 5 millones de venezolanos se vayan del país. El COVID-19 también ha impactado en la economía y en la seguridad (del país). Esto supone una preocupación porque esto puede acabar siendo otra amenaza para la estabilidad de la región en el futuro”, agregó. 

Por eso, remarcó que la estrategia pasa por construir “un puente” que vaya “de lo que somos hoy a lo que queremos ser”. Su objetivo, manifestó, es consolidar una región “más segura, más próspera y más libre”.