Belarusian opposition leader Sviatlana Tsikhanouskaya interacts with supporters in Warsaw, Poland, Wednesday, Sept. 9, 2020…
La excandidata presidencial bielorrusa Sviatlana Tsikhanouskaya interactúa con simpatizantes en Varsovia, Polonia, el miércoles 9 de septiembre de 2020.

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha pedido una consideración más rápida de las sanciones contra funcionarios en Bielorrusia tras la detención de múltiples líderes de la oposición.

"La persecución política en Bielorrusia, incluidas las detenciones por motivos políticos y el exilio forzoso, debe cesar", tuiteó Michel el miércoles. "Las autoridades bielorrusas deben liberar a los presos políticos y permitir que los ciudadanos ejerzan su derecho a la libertad de expresión y reunión".

Las autoridades bielorrusas no identificadas detuvieron el miércoles a uno de los dos líderes libres restantes de un consejo de la oposición en medio de las continuas protestas contra el presidente Alexander Lukashenko tras una disputada elección.

El abogado Maxim Znak fue sacado de la oficina del Consejo de Coordinación por personas desconocidas que llevaban pasamontañas, según su asociado, Gleb German.

La detención de Znak se produjo cuando Lukashenko intentó poner fin a las protestas en su contra. German dijo que Znak se las arregló para enviar mensajes de texto con "máscaras" antes de que su teléfono fuera confiscado.

Svetlana Alexievich, ganadora del Premio Nobel de Literatura 2015, es ahora la única ejecutiva del consejo que permanece libre en Bielorrusia, incluso después de que personas no identificadas intentaron ingresar a su apartamento el miércoles.

Varios diplomáticos y periodistas de la Unión Europea llegaron a su apartamento en Minsk para evitar su detención. Alexievich dijo a los periodistas que no planea salir de Bielorrusia.

"Lo que está pasando es terror contra el pueblo", dijo Alexievich. "Tenemos que unirnos y no renunciar a nuestras intenciones. Existe el peligro de que perdamos el país".

FILE PHOTO: Belarus President Alexander Lukashenko and Russian President Vladimir Putin meet at the Sirius Educational Center…
¿Quién es Alexander Lukashenko? ¿Por qué protestan los bielorrusos?
Alexander Lukashenko es un aliado cercano de Moscú y las protestas tras las elecciones catalogadas por la oposición de fraudulenta es una para el Kremlin, que debe decidir si se queda con Lukashenko o intenta diseñar una transferencia de poder. También es un desafío para Occidente. Las fronteras del país con Polonia, Lituania y Letonia son fronteras de la OTAN y los estados de Europa del Este se han pronunciado en apoyo a la oposición.

Miles de personas han participado en cinco semanas de protestas tras las elecciones del 9 de agosto en las que Lukashenko fue declarado ganador. Los partidos de oposición, Estados Unidos y la Unión Europea alegan que la elección fue amañada.

Lukashenko niega que la votación haya sido fraudulenta y culpó de los disturbios a la intromisión de los países occidentales. Las agencias de noticias rusas lo citaron esta semana diciendo que no tiene nada que discutir con la oposición y que estaría abierto a reformas constitucionales y una posible nueva elección presidencial.

La oponente electoral de Lukashenko, Sviatlana Tsikhanouskaya, ha abandonado el país.

Han sido arrestados más de 7.000 manifestantes y existen denuncias de abuso y tortura. Según los informes, al menos cuatro personas murieron durante las manifestaciones.

Durante una reunión en Estonia el miércoles, los ministros de Relaciones Exteriores de los países nórdicos bálticos, que incluyen a Dinamarca, Estonia, Finlandia, Islandia, Letonia, Lituania, Noruega y Suecia, pidieron a las autoridades bielorrusas que pusieran fin a la represión y el enjuiciamiento de activistas.

Alexievich fue interrogado el mes pasado por investigadores bielorrusos, que iniciaron una investigación criminal sobre los miembros del Consejo de Coordinación que, según los investigadores, están socavando la seguridad nacional al exigir una transferencia de poder.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo el martes que Estados Unidos está profundamente preocupado por los intentos del gobierno bielorruso de expulsar por la fuerza a la activista de oposición Maria Kolesnikova. Pompeo dijo que Estados Unidos y otros países están considerando imponer sanciones en respuesta a los recientes eventos en Bielorrusia.

“Encomiamos la valentía de la Sra. Kolesnikova y del pueblo bielorruso al afirmar pacíficamente su derecho a elegir a sus líderes en elecciones libres y justas frente a la violencia injustificada y la represión de las autoridades bielorrusas, que incluyó palizas descaradas a manifestantes pacíficos a plena luz del día y cientos de detenciones (el) 6 de septiembre, así como el aumento de informes de secuestros”, dijo Pompeo en un comunicado.

Además expuso que las posibles sanciones estarían destinadas a promover "la rendición de cuentas de los involucrados en abusos de derechos humanos y represión en Bielorrusia".

Kolesnikova fue detenida el lunes, junto con los miembros del movimiento de oposición Anton Rodnenkov e Ivan Kravtsov. Fueron conducidos a la frontera entre Bielorrusia y Ucrania el martes, donde Kolesnikova rompió su pasaporte y fue retenida en el lado bielorruso.

Rodnenkov y Kravtsov cruzaron a Ucrania.

"Ella estaba gritando que no irá a ningún lado", dijo Rodnenkov en una conferencia de prensa en Kiev. “Sentada en el auto, vio su pasaporte en un asiento delantero y lo rompió en muchos pequeños fragmentos, los arrugó y los tiró por la ventana. Después de eso, abrió la puerta trasera y regresó a la frontera bielorrusa".

Un portavoz del secretario general de la ONU, Antonio Guterres, emitió un comunicado en el que expresaba su preocupación por "el uso repetido de la fuerza contra manifestantes pacíficos, así como las presiones sobre los activistas de la sociedad civil de oposición".