US Secretary of State Mike Pompeo (C-L) meets with Afghanistan’s State Minister for Peace Sayed Sadat Mansoor Naderi (C-R) and…
El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo se reúne el sábado 21 de noviembre de 2020 en Doha, Catar, con el ministro de la Paz

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo el sábado que Estados Unidos "se sentará a un lado y ayudará donde podamos" cuando se reunió en Qatar con negociadores del gobierno afgano en medio de señales de progreso para alcanzar un acuerdo de paz con los talibanes.

"Me interesaría mucho conocer su opinión sobre cómo podemos aumentar la probabilidad de un resultado exitoso que sé que compartimos", escucharon los periodistas a Pompeo decirle al equipo de negociación afgano.

El máximo diplomático estadounidense saliente también se reúne con negociadores talibanes en la capital de Doha, mientras Estados Unidos acelera la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán después de invadir el país en 2001.

Los talibanes y el gobierno de Afganistán comenzaron a negociar por primera vez en septiembre en Doha después de que los talibanes y Estados Unidos firmaran un acuerdo en febrero. EE.UU. acordó retirar todas las tropas extranjeras a cambio de garantías de seguridad y el compromiso de los talibanes de comenzar las negociaciones.

U.S. Army personnel from "Dustoff", C Company, 1-214 Aviation Regiment, 101st Combat Aviation Brigade gesture as they discuss…
Estados Unidos reducirá aún más su presencia militar en Afganistán e Irak
La medida supone un paso más en la promesa hecha por el presidente Donald Trump antes de asumir la presidencia en 2017, de poner fin a la participación de soldados estadounidenses en guerras lejanas.

Pompeo se reunió el sábado temprano en Doha con el príncipe heredero de los Emiratos Árabes Unidos, Mohammed bin Zayed Al Nahyan, y discutió la normalización de los lazos de esa nación con Israel, contrarrestar la influencia de Irán en el Medio Oriente y la necesidad de alcanzar una solución política para lograr la paz en Yemen, dijo el Departamento de Estado.

El secretario de Estado también se reúne en Doha con el gobernante de Qatar, el emir Sheikh Tamim bin Hamad Al-Thani, el viceprimer ministro y el ministro de Relaciones Exteriores. Discutirán iniciativas de defensa y contraterrorismo y oportunidades económicas, según el Departamento de Estado.

La visita de Pompeo a Qatar es la última parada en una gira de 10 días por siete países por el Medio Oriente y Europa, mientras el presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, apuntala las prioridades de último término.

Polémica visita a Cisjordania

La gira también llevó a Pompeo a Israel, donde visitó un asentamiento israelí el jueves en la ocupada Cisjordania, la primera vez que un funcionario estadounidense de alto rango anunció una nueva iniciativa para detener un movimiento liderado por palestinos para boicotear internacionalmente a Israel.

Un funcionario del Departamento de Estado dijo a los periodistas, a quienes no se les permitió acompañar a Pompeo, que el principal diplomático estadounidense fue a la bodega Psagot en las afueras de Jerusalén.

Pompeo también hizo una visita similar a los Altos del Golán, un área que Israel ha ocupado desde que la capturó de Siria en la guerra de 1967.

Israel ha construido decenas de asentamientos en Cisjordania, territorio que los palestinos quieren para su futuro estado. La mayor parte de la comunidad internacional ve los asentamientos como una violación del derecho internacional y una barrera para llegar a un acuerdo de paz con los palestinos. La anexión de los Altos del Golán por parte de Israel tampoco ha sido reconocida internacionalmente. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó una proclamación reconociendo la soberanía israelí sobre el territorio el año pasado.

Pompeo dijo anteriormente que Estados Unidos considerará antisemita el movimiento que aboga por el boicot y la desinversión de Israel.

Los partidarios del movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones liderado por los palestinos dicen que es una forma de protesta contra la ocupación israelí y sigue el modelo del boicot de los años 80 que presionó a Sudáfrica para que pusiera fin al apartheid.

Human Rights Watch (HRW) condenó el anuncio de Pompeo y dijo: "La administración Trump no tiene por qué tratar de atacar a los grupos porque respaldan los boicots". HRW señaló que los boicots se habían utilizado a lo largo de la historia de Estados Unidos para promover la justicia social.

Después de reunirse el jueves con Netanyahu, Pompeo dijo que Estados Unidos exigirá que las importaciones de los asentamientos de Cisjordania se etiqueten como "Hecho en Israel" o "Producto de Israel". El requisito elimina la distinción entre los productos fabricados en Israel y los fabricados en territorio ocupado.

Netanyahu y Pompeo se felicitaron mutuamente por las medidas tomadas durante la administración del presidente Donald Trump que iban en contra de la política anterior de Estados Unidos, incluido el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel, el movimiento de la embajada de Estados Unidos allí y no considerar que los asentamientos israelíes en la ocupada Cisjordania son ilegales.  

Netanyahu, quien dijo el jueves que la relación entre Estados Unidos e Israel alcanzó "alturas sin precedentes" durante la administración Trump, también destacó los recientes acuerdos de Israel que normalizan las relaciones con Baréin, Sudán y los Emiratos Árabes Unidos.

Ni Netanyahu ni Pompeo mencionaron las elecciones estadounidenses. Como Trump, Pompeo no ha reconocido la proyectada victoria presidencial del 3 de noviembre del exvicepresidente Joe Biden. A principios de esta semana, Netanyahu felicitó a Biden y se refirió a él como el presidente electo en una declaración oficial.