Un hotel Hampton Inn, fotografiado el 21 de julio pasado en Phoenix, Arizona.
Un hotel Hampton Inn, similar al donde fueron detenidos los niños migrantes, fotografiado el 21 de julio de 2020.pasado en Phoenix, Arizona.

HOUSTON, TEXAS - El gobierno del presidente Donald Trump ha acordado no deportar a un grupo de niños inmigrantes que detuvo en un hotel de Texas al amparo de una declaración de emergencia por el coronavirus y, en lugar de eso, les permitirá intentar quedarse en Estados Unidos, informó el lunes el gobierno.

La decisión se tomó días después de que la agencia noticiosa The Associated Press reportara en primera instancia la práctica del gobierno de Estados Unidos de detener en hoteles a menores no acompañados antes de deportarlos rápidamente durante la pandemia de coronavirus. Los datos del gobierno obtenidos por la AP muestran que Estados Unidos había detenido a menores en 200 ocasiones a lo largo de dos meses en tres hoteles Hampton Inn & Suites en Arizona y dos ciudades fronterizas de Texas.

Sin embargo, el gobierno de Trump no ha dicho que dejará de detener a niños en hoteles. Los grupos jurídicos que demandaron la noche del viernes dijeron que aún planean desafiar la práctica en la corte.

Su acuerdo sólo incluye a 17 niños de los que se tiene conocimiento que estaban detenidos para el jueves en el Hampton Inn de McAllen. Después de que el propietario del hotel dijera el viernes que suspendería las reservaciones de habitaciones utilizadas para detener niños, el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) sacó a los niños del hotel, pero se negó a decir a dónde los había llevado.

Ahora, las autoridades inmigratorias transferirán a los niños a albergues operados por el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), en donde tendrán acceso a abogados y eventualmente serán enviados con familiares mientras solicitan asilo u otro recurso inmigratorio para intentar quedarse en el país. Los grupos legales retiraron el domingo su petición para una orden judicial temporal.

“Los niños en este hotel evitaron el desastre sólo porque nos enteramos de ellos antes de que fueran deportados, pero cientos, si no miles, de otros niños son regresados en secreto al peligro”, dijo Lee Gelernt, un abogado de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés). “El gobierno debe dejar de expulsar a niños en secreto sin darles audiencias para asilo”.

Las leyes federales contra el tráfico de personas y el Acuerdo Flores —que rige el trato de niños migrantes— requieren que normalmente la mayoría de los menores sean enviados a albergues operados por el HHS. Los estados en donde se ubican otorgan permisos a los albergues, y suelen tener cuartos, áreas recreativas y educación.

En lugar de eso, más de 2.000 niños han sido deportados desde marzo, cuando los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades emitieron una declaración que permite que agencias migratorias suspendan en la práctica el proceso de asilo debido a la preocupación de que se propague el COVID-19.

La AP halló que contratistas pagados por el ICE han detenido a menores de apenas 1 año en un Hampton Inns. El ICE dijo que los contratistas de MVM Inc. eran “especialistas en transportación” y se negó a confirmar si habían pasado las revisiones de antecedentes del FBI o si tenían experiencia en cuidado infantil. En lugar de eso, dijo que los contratistas eran “miembros del personal no policial capacitados para trabajar con menores y asegurarse de que todos los aspectos del transporte o estadía cumplan” con el acuerdo Flores.