Waters from the Guld of Mexico poor onto a local road, Monday, Sept. 14, 2020, in Waveland, Miss. Hurricane Sally, one of a…
Las aguas del golfo de México bañan una vía local en Waveland, Mississippi, el lunes 14 de septiembre, antes de la llegada al área del huracán Sally, una de cinco tormentas que amenazan la costa del Golfo.

El huracán Sally, una de las cinco tormentas que se agitan simultáneamente en el Atlántico en estos momentos, se acercó a la costa del golfo de México el lunes con vientos que se fortalecieron rápidamente a por lo menos 100 mph (161 kph) y un potencial de hasta 2 pies (0,6 metros) de lluvia que podría provocar graves inundaciones.

La tormenta estaba en camino de rozar el extremo sureste de Luisiana y luego tocar tierra el martes por la noche o la madrugada del miércoles cerca de la frontera estatal entre Mississippi y Alabama en lo que podría ser una lluvia larga, lenta y ruinosa.

Sally es la tormenta con nombre número 18 en el Atlántico este año y será la octava tormenta tropical o huracán con fuerza en golpear los Estados Unidos, algo "muy raro si no un récord", dijo Dan Kottlowski, meteorólogo senior de la compañía de servicios de información climatológica AccuWeather. Agregó que los datos precisos sobre tormentas tropicales históricas pueden ser esquivos.

Los residentes de la costa del Golfo, acostumbrados a las tormentas, se apresuraron a comprar agua embotellada y otros suministros antes del huracán, que alcanzó una categoría 2 en la tarde, y se espera que se fortalezca aún más en las próximas horas.

Jeremy Burke levantó cosas del piso en previsión de una posible inundación en su librería Bay Books en el vecindario Old Town de Bay St. Louis, Mississippi, una popular área de escapada de fin de semana desde Nueva Orleans, a unas 60 millas (95 kilómetros) al oeste. Las calles afuera se estaban vaciando rápidamente.

"Se está convirtiendo en una ciudad fantasma", dijo. “El mayor temor de todos es la marejada ciclónica, y el peor escenario posible es que se detenga. Esa sería una situación peligrosa para todos", señaló Burke.

El empleado de una tienda Dirt Cheap escribe con pintura las horas de atención en una tabla antes de que el huracán Sally toque tierra en Bay St. Louis, Mississippi, el lunes 14 de septiembre de 2020.

Mississippi ordenó que sus casinos costeros cerraran el lunes por la tarde. Escuelas en comunidades costeras desde Louisiana hasta Florida cancelaron clases antes de la tormenta.  La Guardia Costera de EE. UU. estaba limitando el tráfico desde el puerto de Nueva Orleáns, mientras que las empresas de energía desaceleraron o recortaron la producción de las refinerías y se apresuraron a sacar a los trabajadores de las plataformas de producción de petróleo y gas en alta mar.

Sally tiene mucha compañía en la que se ha convertido en una de las temporadas de huracanes más ocupadas de la historia, tan ocupada que los pronosticadores casi han tenido que revisar ya el alfabeto de los nombres cuando aún faltan dos meses y medio para que termine.

Apenas por segunda vez en los registros, los meteorólogos dijeron que cinco ciclones tropicales se arremolinaron simultáneamente en la cuenca del Atlántico. La última vez que sucedió fue en 1971.

Además de Sally, están el huracán Paulette, que pasó sobre las Bermudas bien fortificadas el lunes y se esperaba que saliera inofensivo al Atlántico norte, y las tormentas tropicales Rene, Teddy y Vicky, todas ellas en el mar, por lo que es poco probable que amenacen tierra esta semana, en todo caso

A última hora de la tarde, Sally estaba a unas 145 millas (230 kilómetros) al sureste de Biloxi, Mississippi, moviéndose a 6 mph (9 kph).

El lento ritmo de Sally podría darle más tiempo para empapar el delta del Mississippi con lluvia y empujar la marejada ciclónica a tierra.

La gente de Nueva Orleans observa atentamente la trayectoria de la tormenta. Un curso más hacia el este podría traer lluvias torrenciales y vientos dañinos a Mississippi. Una trayectoria más al oeste supondría otra prueba para la ciudad de tierras bajas, donde las fuertes lluvias deben bombearse a través de un sistema de drenaje centenario.

La Agencia Federal para el Manejo de Emergencias de EE. UU. (FEMA, por sus siglas en inglés) envió recursos adicionales antes de la llegada de Sally para evitar quitarle ayuda al suroeste de Luisiana, dijo el lunes el gobernador John Bel Edwards. Hay más de 12.000 evacuados del huracán Laura (anterior a Sally) alojados en hoteles en Nueva Orleans, y Edwards les recomendó "quedarse en el refugio donde están".

Se anticipa que los daños de Sally alcancen entre los dos mil millones y los tres mil millones de dólares, pero podrían exceder eso si las lluvias más fuertes de la tormenta ocurren sobre tierra en lugar de en aguas del golfo, dijo Chuck Watson de Enki Research, que modela y rastrea tormentas tropicales.

Con información de AP y Reuters.