U.S President Trump arrives to watch first lady Melania Trump deliver a live address to the 2020 Republican National Convention from the White House in Washington
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, accede al Jardín de las Rosas de la Casa Blanca para asistir al discurso de la primera dama, Melania Trump, el 25 de agosto del 2020.

WASHINGTON DC - El uso de la Casa Blanca por parte del presidente Donald Trump y de la primera dama, Melania Trump, para eventos relacionados con la Convención Nacional Republicana de esta semana es legal, según la Oficina del Asesor Especial de Estados Unidos.

Sin embargo, para otros que trabajan en la Casa Blanca y la administración, hay límites que no deben cruzarse, según la Ley Hatch, una ley federal de 1939 que prohíbe a la mayoría de los funcionarios gubernamentales participar en actividades políticas mientras están en sus puestos de trabajo

Funcionarios de la administración Trump han sido citados por infringir la Ley Hatch hasta en trece ocasiones por investigadores federales de la Oficina del Asesor Especial, una agencia federal independiente de investigación y fiscalía. Al parecer, al menos una docena de investigaciones más están en curso, según fuentes del poder ejecutivo y grupos de vigilancia legal.

Visite un especial completo sobre las elecciones 2020 en EE.UU. 

“El abogado de la Casa Blanca ha sido muy, muy estricto con nosotros. Han enviado muchas, muchas páginas y correos electrónicos explicando lo que se puede y no se puede hacer ”, respondió Stephanie Grisham, jefa de personal de la primera dama, a una pregunta el martes de la Voz de América.

“Todo el mundo necesita hacer las cosas en su propio tiempo. No se puede usar equipo del gobierno, todas esas cosas. Entonces, se está cumpliendo muy, muy estrictamente", afirmó la vocera.

La primera dama usó el recientemente renovado Jardín de las Rosas como el escenario para su discurso en vivo el martes por la noche, durante la segunda jornada de la convención del Partido Republicano, que sirvió para nominar de nuevo formalmente a su esposo el lunes.

A pocos metros, luces, altavoces y un escenario, con amplio espacio para una audiencia invitada, se situaron en el jardín sur de la Casa Blanca para el discurso de aceptación de nominación del jueves por la noche por parte del presidente. El discurso de Trump será seguido de fuegos artificiales lanzados desde el National Mall.

La primera dama, Melania Trump, da un discurso durante la Convención Republicana en la Casa Blanca en Washington.

“El presidente y el vicepresidente no están cubiertos por ninguna de las disposiciones de la Ley Hatch. En consecuencia, la Ley Hatch no prohíbe al presidente Trump pronunciar su discurso de aceptación de la RNC en los terrenos de la Casa Blanca ”, escribió este mes Erica Hamrick, subdirectora de la Unidad de la Ley Hatch en la Oficina del Asesor Especial, en una respuesta escrita al Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes.

Eso no ha sofocado las críticas sobre el uso de la Casa Blanca para un evento explícitamente político. Durante gran parte de su presidencia, Trump ha utilizado eventos oficiales, incluidas ruedas de prensa y discursos dentro y fuera de la Casa Blanca, para atacar repetidamente a sus enemigos políticos.

Convenciones en la pandemia

Debido a la pandemia de coronavirus, los republicanos y demócratas redujeron significativamente sus convenciones políticas. El exvicepresidente Joe Biden y su compañera de fórmula, la senadora Kamala Harris, pronunciaron sus discursos de aceptación en la ciudad en la que reside Biden, Wilmington, Delaware, con solo unas pocas docenas de periodistas y personal de campaña en la sala.

Trump viajó el lunes a Charlotte, Carolina del Norte, el primer día del evento de su partido, para hablar con varios cientos de delegados. Por la noche, el programa de la convención contenía dos eventos con el presidente e invitados grabados en la Casa Blanca específicamente para la transmisión en la convención.

El vicepresidente Mike Pence pronunciará su discurso de aceptación de nominación el miércoles por la noche en Fort McHenry, en Maryland, que fue escenario de una batalla crucial en la Guerra de 1812, la cual inspiró el himno nacional de Estados Unidos: 'The Star-Spangled Banner'.

Se supone que los gastos, incluidos los viajes, que se consideran políticos, los paga la campaña de reelección del presidente, no el gobierno de los EE. UU.

Si Trump pronuncia su discurso de aceptación en los terrenos de la Casa Blanca, esta decisión violará las normas éticas establecidas por los expresidentes, dijo Georgia Lyon, miembro del equipo de comunicación de la organización no partidista Campaign Legal Center.

"Ha habido una variedad de formas en que se ha utilizado la Casa Blanca en el pasado para influir en las elecciones que pueden haber infringido la ley", dijo Scott Bloch, jefe de la Oficina de Asesores Especiales de 2003 a 2008, al Boletín del Ejecutivo del Gobierno.

U.S. President Donald Trump delivers remarks at Basler Flight Service in Oshkosh, Wisconsin
Trump insinúa que aceptará la candidatura republicana desde la Casa Blanca
A falta de confirmación oficial, el presidente Trump adelantó que planea aceptar la candidatura de su partido con un discurso desde la Casa Blanca, un gesto que supondría una ruptura con la tradición. Históricamente, los presidentes de EE.UU. han evitado emplear la residencia presidencial para actos partidistas.

Bloch citó que la administración de Bill Clinton alquiló áreas de la Casa Blanca para recaudaciones de fondos y la administración de George H.W. Bush usó fondos y recursos federales para ayudar a los candidatos republicanos.

Sin embargo, los expresidentes George W. Bush y Barack Obama intentaron asegurarse de que no se cruzara la línea entre sus deberes como servidores públicos y candidatos políticos. Se les observó mantener las actividades políticas en la Casa Blanca limitadas al área de residencia o aquellas que no se utilizan regularmente únicamente en el desempeño de funciones oficiales, de acuerdo con la Ley Hatch.

Discurso de Pompeo

Hay otra desviación significativa actual de los precedentes: el discurso del secretario de Estado Mike Pompeo en la convención republicana el martes por la noche desde Israel durante un viaje diplomático.

"Es una ruptura en la tradición, una de las muchas rupturas en la tradición que podemos asociar con la presidencia de Trump", dijo a la VOA Matthew Continetti, miembro residente del centro de estudios American Enterprise Institute.

Pompeo, un excongresista, lo está haciendo, no solo para mantener su presencia en la política republicana, mirando más allá de la administración Trump, sino también para recordar a los espectadores que la administración Trump no está exenta de logros en la arena de la política exterior, consideró Continetti.

El Secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, pronuncia su discurso desde Jerusalén, proyectado en una pantalla en la Casa Blanca durante. la Convención Republicana.

Es raro que el jefe de la diplomacia de la nación se involucre en un acto tan explícitamente político.

El discurso de Pompeo durante una misión en el extranjero es un "uso descarado del cargo con fines abiertamente políticos" que socava el trabajo crítico que está realizando el Departamento de Estado, denunció la subdirectora de campaña de Biden, Kate Bedingfield.

Un funcionario del Departamento de Estado afirmó que el discurso de Pompeo se estaba haciendo a título personal.

Incluso si cualquier actividad de los funcionarios de la administración Trump resulta en hallazgos de que violaron la Ley Hatch, el castigo sería para sus jefes. Hasta la fecha, Trump no ha actuado en casos en que algunos de sus empleados han infringido esta norma.

Algunos de sus ayudantes incluso se burlan en privado de la Ley Hatch y dicen que se enorgullecen de violar sus regulaciones, según The New York Times.