Guatemala pandemia
Guatemala ha reactivado muchas de las actividades, pero aún se requiere el distanciamiento social y el uso de la mascarilla en lugares públicos.

CIUDAD DE GUATEMALA - Guatemala ha comenzado a reactivar sus actividades después de siete meses de iniciada la pandemia de coronavirus y aunque las autoridades temen que la reapertura podría provocar una segunda ola de contagios, no hay señales de que eso esté sucediendo.

El director de la Comisión Presidencial de Atención a la Emergencia COVID-19, doctor Edwin Asturias, dijo que lo que se está observando es “una caída en el número de casos”.

“Hemos estado haciendo más pruebas de las que hacíamos antes, o sea que eso nos alienta en términos de que todavía la epidemia no está mostrándonos una segunda ola de contagio”, indicó Asturias.

Sin embargo, fue enfático diciendo: “hay suficiente transmisión de coronavirus en la comunidad, (así) que si usted se quita la mascarilla, usted se infecta”.

Las escuelas y universidades concluyen el ciclo escolar con educación a distancia y clases por internet, y los sitios turísticos, restaurantes y hoteles abrieron sus puertas con restricciones en la cantidad de personas, distanciamiento social y el uso obligatorio de la mascarilla.

Al quedar sin vigencia el Estado de Calamidad, también fue eliminado el toque de queda, con lo cual no existen medidas de confinamiento obligatorio. El transporte colectivo ya funciona en la mayoría de los lugares, aunque no todos cumplen con las medidas establecidas por el Ministerio de Salud.

Guatemala ronda los 100.000 casos de COVID-19, con casi 3.500 muertes, y Asturias enfatizó en que se sigue el monitoreo constante del comportamiento de contagios.

“La segunda ola como tal, se va a dar en el momento en que veamos una escalada en el número de casos, una escalada en porcentaje de pruebas positivas y que veamos un aumento en la ocupación hospitalaria. Por ahora ninguno de esos indicadores son suficientemente fuertes para decir que estamos en una segunda ola de contagios”, añadió.

En cuanto a la reactivación de vuelos internacionales que se inició el 18 de septiembre, el funcionario dijo que se han detectado cuatro casos de viajeros contagiados, los cuales fueron aislados y se dio seguimiento a la red de contactos cercanos.

Por esa razón, es obligatorio traer la constancia de haber dado negativo a la prueba de PCR o antígeno en un periodo de 72 horas antes de la llegada al país.

Presidente recuperado de COVID-19

El presidente Alejandro Giammattei ya está recuperado del contagio de COVID-19 y reanudó sus actividades normales, aunque reconoce que sufre algunas secuelas.

“Se me ocasionó una gastritis erosiva en el estómago, aparte del cansancio lógico que deja la enfermedad como una secuela que dura de 2 a 4 semanas después”, declaró el mandatario al ser consultado acerca de su estado de salud.

Además, dijo que fue tratado con medicamentos para un paciente de alto riesgo.