Migrantes venezolanos en campamentos en Norte de Santander
Según la Policía, cerca de 2.000 venezolanos se encuentran en los campamentos improvisados que construyeron cerca a la frontera con su país, en el sector de La Parada, en Norte de Santander..

CÚCUTA, COLOMBIA - Las casas improvisadas, hechas con cartón, madera, bolsas plásticas y vallas de acero forman una pequeña ciudadela, habitada por casi 2.000 venezolanos que han decidido asentarse en el sector La Parada, a menos de 500 metros del puente Internacional Simón Bolívar, que une a Colombia y Venezuela.

Desde allí, varios de ellos claman porque el paso fronterizo sea abierto para poder regresar a su país, después de que Migración Colombia notificara en la noche del viernes que el gobierno en disputa de Venezuela decidió cerrar la frontera por "el alto número de ciudadanos venezolanos que permanecen en el estado del Táchira cumpliendo con las medidas de aislamiento". 

"Es bastante injusto", dijo el venezolano Anderson Álvarez a la Voz de América sobre esta noticia. "Habemos (sic) muchos venezolanos que no salimos a hacer cosas malas. Vinimos a trabajar y muchos queremos pasar con las cositas...  Estamos vendiendo las poquitas cosas que tenemos...  Es una injusticia que nos dejen aquí pasando tanto trabajo".

"Abra la frontera para poder pasar allá,  mi hermano, porque estamos aquí pasando muchas necesidad y no es fácil estar aquí", exhortó a nadie en particular.

Crisis en frontera colombo - venezolana por hacinamiento de más de 7000 migrantes venezolanos. Foto: ONG Red humanitaria
Venezuela restringe ingreso de sus ciudadanos por el puente internacional Simón Bolívar
El cierre inicia el viernes 21 de agosto por el Puente Internacional Simón Bolívar, en el Norte de Santander.

Este migrante dice que solo aquellos que venden sus cosas y consiguen dinero pagan el paso de retorno. Así mismo, añadió que evitan acudir al refugio temporal dispuesto para los migrantes, en el sector de Tienditas, porque ha escuchado que allí son víctimas de maltrato.

Álvarez comentó que lleva 20 días esperando el ansiado cruce a su país, pasando necesidades, al tener que cocinar y dormir en este lugar.

"El agua le ha hecho daño a la mayoría de las personas", cuenta Álvarez. "Nos bañamos en un caño donde hay pañales, el agua nunca está limpia y, a veces, con sed, toca hasta beberla... Tratamos de comprarles agua potable a los niños para que no se nos vayan a enfermar".

"¡Queremos irnos de aquí!"

Por su parte, Pedro Fernández lleva casi 25 días asentado en estos campamentos y lo único que pide es que él y su familia puedan ser trasladados pronto a Venezuela.

Luego de ser despedido de su trabajo, Fernández cuenta que no pudo pagar el alquiler de la vivienda; debía mucho dinero y tuvo que toma la decisión de retornar a Cumaná, en el norte de Venezuela, para dedicarse a pescar.

El mismo llamado hizo una venezolana que tuvo la mala suerte de quedar atrapada en la ciudad colombiana de Popayán durante la pandemia, mientras visitaba a sus hijos.

Después de 23 días de permanecer en el campamento improvisado, señala que su estado de salud se deteriora a causa de convulsiones y pide que las autoridades se organicen para lograr los traslados a su país. Anhela regresar al estado venezolano de Independencia.

"La ropa que uno traía la tiene que vender toda para comprar una papa, una empanada... ¿Qué vamos a llevar, si no tenemos nada?", argumenta.

Migrantes venezolanos en campamentos en Norte de Santander
Casi 2.000 migrantes venezolanos varados en Colombia esperan por acceso a su país
A metros del Puente Internacional Simón Bolívar en Cúcuta, se encuentran cientos de migrantes venezolanos; unos en las vías, otros en cambuches y cerca de 450 en las instalaciones del Centro de Atención Sanitario de Tienditas, a la espera que el Gobierno en disputa de Nicolás Maduro les autorice el ingreso a su país.

Julio César Mosquera también dice que su familia lo espera en Venezuela y que el campamento donde se encuentra hace más de un mes es "un desastre total".

"Aquí realmente no ha llegado una ayuda. La ayuda que viene es de una iglesia... Es como si estuviéramos en una prisión".

Para Rosendo Pérez, un venezolano proveniente de Bogotá y quien ha logrado quedarse en una residencia junto a su hijo, "hay mucha gente que se la han llevado al hotel... y luego pasan a Tienditas", para después después trasladados al refugio de San Antonio para pasar la cuarentena por periodos de 15 a 60 días. "Todo depende de la suerte que corra", agrega.

Respecto a las restricciones de paso hacia su país, confiesa: "Si estábamos esperanzado, eso nos corta hasta la fe".

Según la Policía, en el sector de La Parada se encuentran 1.987 migrantes venezolanos y cerca de 450 más están en las instalaciones del Centro de Atención Sanitario de Tienditas, a la espera que el gobierno en disputa de Nicolás Maduro les autorice el ingreso a Venezuela.

Frente a la restricción del paso de venezolanos hacia su país, el director  de Migración Colombia dijo el viernes que se suspendió el traslado de migrantes desde el interior del país hacia Norte de Santander para evitar embotellamientos y emergencias sanitarias en el sector fronterizo.

De acuerdo con esta autoridad, desde 14 de marzo han salido voluntariamente de Colombia cerca de 100.000 venezolanos y cerca de 40.000 se encuentran a la espera.