People march in the framework of a national strike against the government of President Ivan Duque in Medellin, Colombia, on…
La gente marcha en el marco de un paro nacional contra el gobierno del presidente Iván Duque en Medellín, Colombia, el 19 de noviembre de 2020.

BOGOTÁ - Manifestantes colombianos se volcaron a las calles de las principales ciudades del país, en una nueva jornada para exigir mejoras económicas y sociales al gobierno de Iván Duque, justo un año después de las masivas manifestaciones en su contra.

Las marchas fueron convocadas el jueves por el Comité Nacional de Paro, el cual agrupa a  organizaciones sindicales, centrales obreras y movimientos sociales, bajo el lema “Por vida, paz, democracia y negociación del pliego”.

No obstante, las protestas no fueron tan concurridas como se esperaban en ciudades principales como Medellín, Cali, Barranquilla, Bucaramanga y otras. La mayor asistencia se registró en Bogotá, donde salieron varios miles de personas a las calles. hace un año, según los datos de la Policía Nacional, hubo 207.000 manifestantes en un solo día.

El año pasado, el presidente Iván Duque propuso un diálogo nacional para estudiar posibles soluciones, pero tras la pandemia, este se estancó. 

El llamado de la Escuela Nacional Sindical para asistir a la manifestación argumentó: "El Paro Nacional también llamará la atención del Gobierno Nacional para que negocie el pliego de emergencia que se le presentó desde el pasado mes de enero. Hasta el momento, el Comité Nacional del Paro no ha recibido ninguna comunicación en ese sentido. Según ellos, hoy más que nunca es urgente negociar las peticiones que la sociedad tiene".

Diógenes Orejuela,  presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), dijo a la agencia AP que “este es un gobierno que no dialoga. Tenemos un pliego de peticiones del año anterior en contexto de la emergencia sanitaria por la pandemia que vivimos hoy”.

Los efectos de la pandemia, por su parte, ha agudizado los clamores de los ciudadanos, en un país donde el desempleo llegó en septiembre al 15,8%, según el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (DANE).

El mismo departamento aseguró a comienzos de este mes que, según la encuesta ‘Pulso social’, en septiembre, el 23,5% de los hogares urbanos del país aseguró no tener ingresos y que 1,4 millones de los hogares colombianos no consumen alimentos tres veces al día.

En Colombia, además el comité del paro y legisladores han pedido en reiteradas ocasiones  la creación de una renta básica. Por su parte, el gobierno ha señalado que ha entregado unos 2.150.000.000 dólares a los más desprotegidos.

Pablo Solón, analista político y diplomático le dijo a la Voz de América que las protestas en Latinoamérica son similares y se dan porque "hay un gran malestar que puede ser contra una gobierno neoliberal o un gobierno neopupulista, pero es un malestar porque las principales necesidades, demandas de la población no están siendo atendidas".

Las demandas, además de estar relacionadas con la crisis provocada por la COVID-19, tienen que ver con las crisis de las instituciones, dice el experto, quien asegura que es un "malestar contra el sistema que no está dando respuesta a la grave situación que esta atravesando la sociedad, a nivel social, económico y medioambiental".

Educación y menos asesinatos

Los estudiantes y maestros continúan exigiendo educación gratuita en las matrículas de las universidades públicas, y garantías del retorno a clases, en medio de la pandemia.

El cumplimiento del acuerdo de paz firmado en 2016 con las extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el cese de los asesinatos a líderes sociales son otros de los motivos de las protestas.

Según el Programa de Protección a Defensores de Derechos Humanos ‘Somos Defensores’, entre enero y junio de 2020 se registraron al menos 95 asesinatos, un incremento respecto a 2019 con 59 decesos en el mismo periodo, según AP. Sin embargo, el gobierno ha señalado que estos asesinatos han disminuido.

Mientras tanto, las miradas del país están volcadas en la atención a las víctimas afectadas por el paso del huracán lota, que destruyó la isla de Providencia y ha dejado cientos de damnificados en la isla de San Andrés.

[Con la colaboración de Yuvinka Gonzalvez y Karen Sánchez]