Enlaces para accesibilidad

¿Qué investigó y encontró la OEA en Bolivia?


Jeanine Áñez sustituyó de forma interina a Evo Morales en la presidencia de Bolivia hasta que se celebren nuevas elecciones.

La auditoría de la Organización de Estados Americanos (OEA) a las elecciones presidenciales del pasado 20 de octubre en Bolivia, divulgada este miércoles, descubrió irregularidades, manipulación de boletas y datos, y falsificaciones de firmas que alteraron el resultado de la votación.

El informe oficial de 38 especialistas de la OEA concluyó que Evo Morales, quien se declaró ganador de los comicios, probablemente no hubiera ganado en primera vuelta.

El documento, de 95 páginas, reveló que en cuanto a las violaciones “los hallazgos son contundentes”.

¿Qué sucedió en las elecciones?

En la noche del 20 de octubre de 2019, el Tribunal Supremo Electoral de Bolivia publicó dos series de recuentos poco después de cerrada la votación.

Primero fue un sondeo a boca de urna que reflejó que Morales llevaba menos del 10 por ciento de puntos porcentuales de ventaja sobre su principal rival, Carlos Mesa, lo que implicaba una segunda vuelta electoral.

El segundo conteo apareció como resultados provisionales en un sitio web con actualizaciones en vivo, y con el 83.8% de los votos Morales aún no tenía la ventaja para eludir una segunda vuelta.

Después no hubo más actualizaciones y dos horas después Morales se declaró el ganador de las elecciones con poco más del 10 por ciento de ventaja sobre Mesa. Los resultados oficiales finales se publicaron casi 24 horas después.

¿Qué investigó la misión de la OEA?

La OEA se concentró en investigar el funcionamiento del Sistema de Transmisión de Resultados Preliminares (TREP) y todo el mecanismo tecnológico de transmisión de datos y las actas de centros de votaciones.

También quiso saber por qué el último 5% del conteo mostró una tendencia distinta a la del anterior 95% y una diferencia muy marcada con el 5% de los votos que habían sido computados inmediatamente antes.

Como resultado de la investigación, el equipo encontró pruebas de que hubo acciones deliberadas que buscaron manipular el resultado de la elección, irregularidades graves y errores en la votación.

¿Qué sucedió en realidad el día de las elecciones?

El informe de la OEA señala la “paralización intencional y arbitraria, sin fundamentos técnicos, del TREP al momento en que se llevaban 83.76% de las actas verificadas y divulgadas, de un 89.34% de actas que ya habían sido transmitidas y estaban en el sistema TREP.

El Tribunal Supremo Electoral ocultó a la ciudadanía, de manera deliberada, un 5.58% de actas que ya se encontraban en el sistema TREP pero que no fueron publicadas.

También descubrió la introducción de servidores no previstos en la infraestructura tecnológica, a los cuales se desvió de manera intencional el flujo de información del TREP.

Se evadieron intencionalmente los controles de la empresa auditora y se redirigió el tráfico hacia una red que estaba fuera del dominio, administración, control y monitoreo del personal del TSE.

El esquema tecnológico paralelo y no controlado que se creó de manera deliberada facilitó un entorno que permitía la manipulación de datos, suplantación de actas o cualquier maniobra, facilitado por la volatilidad de la evidencia digital.

¿Cuál fue la conclusión final de la OEA?

El informe resumió lo sucedido en las elecciones del 20 de octubre en cinco puntos:

- Los sistemas de transmisión de resultados electorales preliminares y de cómputo definitivo estuvieron viciados.

- Existieron irregularidades y falsificaciones en el llenado de actas electorales.

- La deficiente cadena de custodia no garantizó que el material electoral no haya sido manipulado y/o reemplazado.

- Las actas del cómputo no son confiables. No obstante, del análisis detallado se destaca que las actas ingresadas en el último 4.4% tienen un número llamativo de observaciones.

-La tendencia mostrada en el último 5% del conteo es altamente improbable.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG