Enlaces para accesibilidad

OMS y MSF: "hay esperanza" contra el Ébola


Una funcionaria de salud usa un termómetro para evaluar a los pasajeros que llegan al aeropuerto de Mbandaka, en la República Democrática de Congo. Mayo 19, 2018.

Según los principales expertos de la Organización Mundial de la Salud y Médicos Sin Fronteras, hay esperanzas de que el más reciente brote de virus del Ébola en el mundo pueda ser contenido en las próximas semanas.

Sin embargo, expertos dijeron a la Voz de América, esta semana, que sigue habiendo peligros a pesar de que cientos de trabajadores locales e internacionales luchan contra el brote en la República Democrática del Congo.

"Sí, estamos seguros de que eventualmente podremos contener este brote", dijo el Dr. Peter Salama, jefe de respuesta de emergencia de la OMS, pero sigue habiendo dudas relacionadas a la rapidez y la logística. "Recuerde, estamos hablando de pueblos rurales muy remotos rodeados de cientos de kilómetros de áreas boscosas".

Una señal alentadora es que los epidemiólogos han rastreado los orígenes del brote en la RDC rural, dijo la doctora Hilde de Clerck, que forma parte del centro de comando de respuesta del grupo de ayuda en Bruselas.

"Definitivamente es prematuro decir que está bajo control, pero parece bastante positivo", dijo el jueves. Los epidemiólogos han rastreado lo que ella llamó el árbol de transmisión, ubicando a los pacientes y sus familias, lo que les da a los científicos una buena visión general de los orígenes del brote y cómo se ha propagado.

Este brote generó temores de que se propague como la epidemia en África occidental en 2014-16, que causó la muerte de más de 11,000 personas en Guinea, Liberia y Sierra Leona. Ese fue el peor brote en la historia conocida de la enfermedad.

De Clerck dijo que no es una sorpresa que el brote parezca moverse lentamente. Los brotes (rurales) en la República Democrática del Congo generalmente se contienen con bastante rapidez porque las aldeas están aisladas y es poco probable que la gente viaje a otras áreas.

En el brote de África Occidental, que comenzó en Guinea, mejores caminos y la buena disposición de las personas para viajar a otras ciudades permitieron que el virus se propagara más rápidamente, dijo.

Otros factores también están en juego, dijo Salama el jueves. Las reformas en el programa de respuesta de emergencia de la OMS en los últimos años permitieron una reacción muy rápida al brote, dijo. Además, otras agencias de ayuda se movilizaron rápidamente. MSF pudo desplegar a un equipo congoleño de Kinshasa de inmediato al primer pueblo donde se sospechaba la enfermedad.

Además, esta vez, se ha utilizado un programa de vacuna desde el principio. "No tuvimos la posibilidad de usar una vacuna contra el ébola en brotes previos", dijo Salama.

Los equipos médicos están utilizando un proceso llamado vacunación con anillo con un nuevo medicamento desarrollado por la compañía Merck. "Encontramos un caso confirmado, y luego vacunamos a todos los contactos cercanos de ese caso y luego a los contactos de esos contactos", dijo.

El programa de inmunización puede ser clave para detener la propagación del virus en Mbandaka, la capital de la provincia de Ecuador. Se confirmaron cuatro casos en la ciudad de más de 1 millón de personas, lo que hace temer una mayor dispersión, ya que la ciudad se encuentra en el río Congo, que conecta con Kinshasa y Brazzaville en la República del Congo.

Sin embargo, dijo Salama, los equipos han vacunado a unos 500 contactos de los casos de Mbandaka, y parece que el virus no se ha propagado en la ciudad.

"Todavía debemos estar atentos a la ciudad, porque de hecho Mbandaka es una gran ciudad y el río Congo no está lejos, con los barcos en el río. Pero la buena noticia por ahora es que Mbandaka informa muy pocos casos y parecen todos vinculados unos con otros ", dijo de Clerck.

Con cualquier brote, de Clerck dijo, los equipos médicos deben construir confianza en las comunidades, especialmente con algo como el Ébola, que tiene una alta tasa de mortalidad.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG