Enlaces para accesibilidad

Manifestantes recuerdan a Martin Luther King Jr. y a Trump

  • Voz de América - Redacción

Activistas en pro de los derechos civiles marchan en honor del reverendo Martin Luther King Jr. el sábado 14 de enero de 2017 en Washington.

Durante la marcha de este año, la comunidad afroestadounidense no solo tuvo en mente al héroe de los derechos civiles, sino también al presidente electo, Donald Trump.

Estados Unidos honra en este tercer lunes de enero la memoria de Martin Luther King Jr., alma y voz del movimiento por los derechos civiles en las décadas de 1950 y 1960, que pareció volver a revivir el sábado durante la marcha "We Shall Not Be Moved" ("No nos moverán") previa al feriado.

La fecha de celebración fue creada en 1983, cuando el entonces presidente Ronald Reagan firmó el decreto que convierte el día del nacimiento de King, el 15 de enero de 1929, en feriado nacional.

Pero durante la marcha de este año, la comunidad afroestadounidense no solo tuvo en mente a King, sino también al presidente electo, Donald Trump, quien será investido el viernes, tras una larga y a veces insultante campaña presidencial que llegó a revivir la tensión racial que muchos pensaban superada.

Con paraguas y resistiendo temperaturas cercanas a 0 grados Celsius (32 Fahrenheit), miles de manifestantes marcharon el sábado por las calles de Washington coreando "¡No hay justicia, no hay paz!" y "¡No nos moverán!", así como "No seremos vencidos" y "El amor vence al odio", valiéndose de un juego de palabras con el apellido del presidente electo.

Vitorearon cuando uno de los oradores hizo referencia a los comentarios del representante John Lewis de Georgia, quien dijo que no asistirá a la toma de posesión de Trump y, en una entrevista con el programa "Meet the Press" de la NBC, recalcó que no considera que el magnate sea un "presidente legítimo".

"No venimos a hacerle una petición a Donald Trump, porque ya dejó en claro cuáles son sus políticas y sus nominados. Venimos a decirles a los demócratas en el Senado y la Cámara de Representantes y a los republicanos moderados que 'Tengan valor. Que tengan agallas'. No los enviamos acá para que se les doblen las rodillas", dijo el principal organizador de la marcha, el reverendo Al Sharpton.

Las encuestas a boca de urna el día de la elección determinaron que el 91% de los votantes afroestadounidenses tuvieron una imagen negativa de Trump y solo un 8% votó por él. Y a pesar de las promesas de acercar al país y apelar a quienes no votaron por él, Trump ha considerado hasta ahora solo a un afroestadounidense para formar parte de su gabinete —el neurocirujano Ben Carson, nominado a secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano.

Sharpton pidió a los manifestantes que mostraran su oposición al nominado por Trump para secretario de Justicia, el senador Jeff Sessions de Alabama, y le preguntó a la multitud si estaba dispuesta a acudir a las oficinas de sus senadores para oponerse a la designación.

Junto a Sharpton aparecieron familiares de Eric Garner, Trayvon Martin y Walter Scott, hombres negros cuyos nombres se han convertido en gritos de batalla luego de que murieron abatidos a tiros por oficiales o gente blanca.

"Tenemos trabajo por hacer una vez que nos vayamos de aquí", dijo Gwen Carr, la madre de Garner, quien falleció en 2014 en Staten Island, Nueva York, después de que un policía blanco lo asfixiara mientras intentaba someterlo.

King recibió el Premio Nobel de la Paz en 1964, el mismo año en que el presidente Lyndon Johnson firmó la histórica ley de los derechos civiles que terminó la segregación en los lugares públicos y prohibió la discriminación por parte de los empresarios en base a raza, color, sexo u origen.

Martin Luther King, Jr. fue asesinado el 4 de abril de 1968 en Memphis, Tennessee, donde había asistido para apoyar una huelga de los recolectores de basura que buscaban mejoras salariales similares a las de los blancos.

XS
SM
MD
LG