Enlaces para accesibilidad

El frío en Nueva York agudiza el drama para miles

  • Voz de América - Redacción

Suplicar a Dios es la esperanza que tienen estos católicos que asistieron al primer servicio del domingo en la iglesia de Nuestra Señora de Lourdes.

Suplicar a Dios es la esperanza que tienen estos católicos que asistieron al primer servicio del domingo en la iglesia de Nuestra Señora de Lourdes.

El presidente Barack Obama agradece en su mensaje semanal de los sábados a todos los que acudieron de inmediato a procurar auxilio a las víctimas del huracán Sandy.

Muchos neoyorquinos seguían este sábado haciendo frente a la escasez de recursos básicos como comida y calefacción aunque el suministro eléctrico se ha ido restableciendo lentamente y ya son menos de un millón lo hogares que aún no disponen de energía tras ser azotados por el huracán Sandy.

A la urgencia con que los damnificados requieren de ayuda y de suministros se añade el hecho de que por cada 24 horas que los negocios afectados por Sandy permanecen cerrados o sin producir las pérdidas en conjunto incrementan en unos $200 millones de dólares diarios las ya derivadas de los destrozos, que se calcula podrían llegar a $50 mil millones de dólares.

El presidente Barack Obama agradeció en su mensaje semanal de los sábados la labor de quienes desde el primer momento se dieron a la tarea de socorrer a las víctimas del huracán, entre ellos los miembros de la Guardia Nacional, y ratificó que los damnificados podrán contar con respaldo público para recuperarse de la devastación.

Según el presidente, la agencia federal para el manejo de situaciones de emergencia, FEMA, movilizó a miles de equipos de auxilio hacia las zonas afectadas por Sandy en la costa este del país dotados de suministros, incluidos alimentos, agua y generadores eléctricos.

Obama ha prometido que la burocracia gubernamental no será un obstáculo para dar solución a los problemas, especialmente en lo que toca a la restauración del abastecimiento de energía.

El presidente dio a conocer un número para que los damnificados llamen gratuitamente a FEMA y la dirección de una página en Internet para los que necesiten ayuda. También instó a quienes quieran ofrecer su apoyo voluntario a que se pongan en contacto con la Cruz Roja.

El descenso de la temperatura en Nueva York agrava el drama de quienes padecen la falta de luz, calefacción y gasolina.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG