Enlaces para accesibilidad

Monjas de clausura preparan hostias para Francisco

  • Voz de América - Redacción

Las hermanas suelen hacer unas 125.000 hostias al mes utilizando sus impolutos hornos, apodados cariñosamente Raphael, Maddalena, Vincent y Benny.

Las hermanas suelen hacer unas 125.000 hostias al mes utilizando sus impolutos hornos, apodados cariñosamente Raphael, Maddalena, Vincent y Benny.

Trabajan a toda máquina para cumplir con la entrega de 100.000 hostias que formarán parte de las que entregará a los feligreses que asistan a la misa que ofrecerá el Papa en Filadelfia.

Religiosas obtuvieron un permiso para salir del monasterio y asistir a la misa del Sumo Pontífice donde se ofrecerá su pan a los feligreses.

Trabajando como hormigas se encuentra un grupo de monjas de clausura en Filadelfia para cumplir a tiempo con un santo pedido.

Las religiosas del monasterio suburbano de Santa Clara están trabajando turnos extra para poder entregar el pedido de 100.000 hostias para comulgar en la misa pública que ofrecerá en para Francisco en Filadelfia.

Esa cantidad solo suple una parte porque se estima que asistirán a la ceremonia al aire libre, el próximo 27 de septiembre al menos 1,5 millones de personas.

"Estamos muy emocionadas", dijo la hermana Anne Bartol. "Es un trabajo muy especial para nosotras, y tenemos mucho cuidado -un cuidado extra- con cómo lo hacemos".

Las religiosas católicas forman parte de una comunidad enclaustrada, las clarisas pobres, que no salen del monasterio salvo por motivos médicos. Se mantienen en parte fabricando pan de comunión para unos 200 clientes en Estados Unidos y Canadá.

Para esta oportunidad están más que emocionadas porque consiguieron un permiso especial para asistir a la misa donde se ofrecerán sus hostias y tendrán la oportunidad de ver al papa Francisco en persona.

Algo muy bien merecido si se considera que Santa Clara fue la primera mujer seguidora de san Francisco de Asís, del que tomó su nombre oficial el papa Francisco.

XS
SM
MD
LG