Enlaces para accesibilidad

Kasparov podrá ser juzgado por morder a un policía


El campeón de ajedrez mundial, Gary Kasparov, durante su detención el pasado 17 de agosto. El exajedrecista participó en una protesta en el exterior de la corte moscovita contra la sentencia de prisión dirigida al grupo punk Pussy Riot.

El campeón de ajedrez mundial, Gary Kasparov, durante su detención el pasado 17 de agosto. El exajedrecista participó en una protesta en el exterior de la corte moscovita contra la sentencia de prisión dirigida al grupo punk Pussy Riot.

El mítico exajedrecista podría enfrentarse a cinco años de cárcel tras enfrentarse violentamente a las fuerzas del orden en Rusia, en el marco de las protestas a favor del grupo Pussy Riot

Apelación de la sentencia


Las integrantes del grupo Pussy Riot, condenadas el pasado 17 de agosto por los tribunales rusos a dos años de cárcel por vandalismo por odio religioso, no se van a quedar de brazos cruzados ante la sentencia.

Según informa AFP, el abogado de la formación punk feminista va a recurrir la sentencia ante Rusia y ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Sin embargo, las integrantes no pedirán el indulto ni solicitarán perdón.

"Literalmente dijeron: que se vaya al infierno con su perdón", dijo Nikolai Pólozov, letrado de las jóvenes.

“Nuestras defendidas han dejado muy claro que bajo ninguna circunstancia pedirían el indulto”, explicó Pólozov, que aclaró que el recurso se presentará en los próximos diez días, cuando reciba una copia de la sentencia.

Mientras tanto, y pese al apoyo internacional que las condenadas han recibido, la policía rusa está buscando a más miembros no identificados de la banda, según una portavoz de la policía en el distrito central de Moscú. Las fuerzas de seguridad no se han pronunciado sobre cuántas personas son, ni si serán arrestadas, procesadas o sólo interrogadas.
La leyenda del ajedrez, Gary Kasparov, podría acabar entre rejas por haber mordido a un policía durante los actos de protesta contra la condena a la banda Pussy Riot; una acusación por la que declarará este lunes 20 de agosto.

Si la acusación acaba por ser cierta, Kasparov podría enfrentarse a una multa de hasta 200.000 rublos, equivalente a unos 6.200 dólares; y hasta cinco años de internamiento por un delito de asalto oficial a un policía.

El popular exajedrecista ruso, contrario a la política de Putin, apoyó junto a otros manifestantes al grupo feminista punk Pussy Riot la pasada semana, cuando los tribunales sentenciaron a las jóvenes a dos años de cárcel por vandalismo incitado por odio religioso.

El histórico jugador se defendió de la fiscalía alegando que “quizás le mordió su perro”.

Mientras tanto, la Human Rights Foundation, dirigida por Kasparov, denuncia que la policía golpeó al exajedrecista. El propio exjugador ruso emitió, además, un comunicado en su página web donde se defendía de las imputaciones.

“Fueron los policías los que me detuvieron en el momento en el que hablaba con los periodistas, y a continuación me golpearon. Existen numerosas grabaciones de vídeo y fotos que desmienten las acusaciones vertidas contra mí, según las cuales agredí a uno de ellos, mordiéndole una mano”, dijo.

Asimismo, aclaró que presentará una denuncia por arresto ilegal y abuso de poder por parte de la policía, y consideró que las acusaciones son “infundadas” y que “en cualquier país libre con un poder judicial independiente sus argumentos habrían sido rechazados inmediatamente”.

Más detenciones

Las manifestaciones de apoyo continúan este mismo lunes 20 de agosto, cuando tres jóvenes fueron detenidos en la catedral alemana de Colonia llevando a cabo una acción similar a las protestas que las Pussy Riot realizaron contra Putin en un templo ortodoxo ruso.

Los jóvenes irrumpieron en la catedral, subieron al altar y gritaron consignas de apoyo a la banda, portando carteles en los que se leía “Free Pussy Riot and all prisoners”.

Después, fueron expulsados del edificio sin oponer resistencia y están a la espera de juicio. Podrían enfrentarse a condenas por violar la ley de reuniones e impedir la realización del rito religioso.
XS
SM
MD
LG