Enlaces para accesibilidad

EE.UU.: voto hispano es crucial

  • Voz de América - Redacción

Nancy Meza, de Jalisco, México, vino a EE.UU. cuando tenía dos años de edad.

Nancy Meza, de Jalisco, México, vino a EE.UU. cuando tenía dos años de edad.

La inmigración sigue siendo un tópico candente en la política estadounidense de cara a las elecciones presidenciales del año entrante.

Los hispanos podrían jugar un papel más importante del que han tenido hasta ahora en las elecciones del 2012 en EE.UU., que decidirán quién será el próximo presidente del país.

Siendo el grupo de electores de más rápido crecimiento en todo EE.UU., muchos hispanos están observando de cerca cómo ven los aspirantes presidenciales el asunto de la inmigración.

En California, los legisladores aprobaron recientemente una ley que proporciona ayuda financiera a los estudiantes que son hijos de inmigrantes indocumentados.

Uno de ellos es Nancy Meza, nacida en Jalisco, México y cuya madre la trajo a EE.UU. cuando tenía dos años de edad para que recibiera una mejor educación, situación en la que también se hallan infinidad de otros jóvenes.

“Mi madre y yo atravesamos sin documentos el desierto. Me considero estadounidense, y lo único que me falta es un papel (que lo legalice)", dijo Meza.

La joven ya se graduó de la universidad y está pensando obtener un postgrado o licenciarse en leyes, un propósito que se le ha hecho más fácil desde hace sólo unos meses después de que el estado de California aprobó una ley conocida como Dream Act.

La legislación hace posible que los estudiantes que no estén legalmente en el país puedan recibir ayuda financiera para seguir en las aulas de las universidades públicas del estado.

“Definitivamente la aprobación del Dream Act en California nos abre las puertas a aquellos que hemos sido capaces de competir. Y eso es lo que siempre quisimos”, dijo Meza.

Se estima que en EE.UU. viven 11 millones de inmigrantes indocumentados, de los cuales dos millones son jóvenes y estudiantes, según Kent Wong, director del Centro de Investigación Laboral de la Universidad de California en Los Angeles. Sólo tres estados en la nación permiten a los inmigrantes ilegales tener derecho a ayuda financiera en universidades estatales.

“Estos niños no violaron ninguna ley. Han hecho todo lo que nuestra sociedad les ha pedido hacer. Han trabajado y estudiado duro. Han seguido estudiando, ido a la universidad, y entonces estamos castigándolos por algo de lo que ellos no han tenido ningún control”, dijo Wong.

La versión nacional del Dream Act no fue aprobada por el Senado el año pasado, lo que hubiera abierto una vía para que los inmigrantes ilegales que se hallen en ese caso tengan derecho a obtener la ciudadanía estadounidense.

“La realidad es que debido a que la mayoría son de América Latina y Asia hay una fuerte reacción de parte de viejos miembros del Congreso, blancos conservadores, que temen la integración de estudiantes de color en nuestra sociedad”, dijo Wong.

Pero el estratega republicano Luis Alvarado considera que no es muy diferente como lo ven los demócratas y los republicanos, y según él, muchos republicanos e hispanos prefieren que la reforma migratoria se implemente a nivel nacional porque estados como California no pueden darse el lujo de tener su propia política de inmigración.

Alvarado señaló como ejemplo que “todo lo que se necesita hacer es ir a las salas de emergencia de los hospitales en Los Angeles y averiguar quién realmente está utilizando esos servicios, porque la verdad es que eso representa una carga sobre la sociedad que aún está por resolver”.

A su juicio la solución es muy compleja, y “la realidad es que el asunto no va a resolverse hasta que realmente sepamos quién será el próximo presidente de EE.UU.”, dijo.

Incluso entre los precandidatos republicanos que aspiran a enfrentarse en las urnas al presidente Barack Obama en el 2012, existen diferentes opiniones. Unos consideran que la solución es construir una cerca a lo largo de la frontera entre EE.UU. y México, mientras otros quieren hallar una vía para conceder estatus legal a los indocumentados que están en el país.

Alvarado dijo que republicanos y demócratas necesitan trabajar unidos y no dilatar más la búsqueda de una solución al problema de la inmigración.

XS
SM
MD
LG