Enlaces para accesibilidad

Honduras busca detener migración

  • Voz de América - Redacción

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, inauguró la Conferencia Internacional sobre Migración, Niñez y Familia en Tegucigalpa.

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, inauguró la Conferencia Internacional sobre Migración, Niñez y Familia en Tegucigalpa.

El presidente de Honduras aseguró que se tomarán las acciones necesarias a corto plazo para frenar la ola migratoria hacia EE.UU.

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, aseguró que su gobierno tomará acciones a corto plazo para garantizar la seguridad de los ciudadanos, según informó durante la Conferencia Internacional sobre Migración que se lleva a cabo en Tegucigalpa.

El objetivo de estas medidas será frenar la ola migratoria hacia EE.UU., especialmente de niños, lo que calificó como "una tragedia humana sin precedentes", que debe ser abordada desde diversas perspectivas.

Las medidas consistirán principalmente en aumentar el nivel de seguridad ciudadana y en promover el desarrollo, puesto que las áreas donde se registra un mayor flujo migratorio son aquellas donde hay mayor incidencia de violencia, según Hernández.

"Por cada nueve niños no acompañados que hacen el peligroso viaje hacia EE.UU., siete salen de zonas hondureñas con mayor violencia. Son niños que viven por donde hay mayor tránsito de droga en el país. Eso prueba el incremento en el flujo de inmigración en números nunca antes vistos", dijo el presidente.

Sin embargo, Hernández sostuvo que los países del Triángulo Norte de Centroamérica -Guatemala, Honduras y El Salvador- no pueden detener la migración ilegal solos, volviendo a reclamar el principio de responsabilidad compartida con EE.UU.

"Para solucionar este problema hay que ir a su raíz. Con parches no vamos a solucionar nada, hay que aceptar la responsabilidad compartida de todos los países", dijo.

Por su parte, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, criticó a los sectores que tratan el problema desde un punto de vista exclusivo de seguridad nacional que tipifica a los niños como “migrantes ilegales”, en lugar de visualizar el fenómeno como una crisis humanitaria.

Insulza, en su discurso durante la conferencia, recordó que, según la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), “es probable que más del 50% de los menores califique como refugiados”, y reiteró que para la Comisión Interamericana de Derechos Humanos “ningún ser humano es ilegal”.

“[Es necesario] un plan de acción regional que permita coordinar acciones entre todos los países que son protagonistas del fenómeno migratorio en nuestro continente", agregó. "Lo hago subrayando la urgencia de abordar de manera conjunta –todos los Estados involucrados, organizaciones internacionales, organizaciones de la sociedad civil y sector privado – las posibles estrategias para superar las condiciones que están agudizando este proceso en los países de origen”.

XS
SM
MD
LG