Enlaces para accesibilidad

El clima no dio tregua en 2011

  • Voz de América - Redacción

Las corrientes frías generaron tormentas de nieve y extendieron la temporada de tornados.

Las corrientes frías generaron tormentas de nieve y extendieron la temporada de tornados.

El clima extremo en Estados Unidos afectó además a millones y provocó la muerte de 1.000 personas, así como 8.000 heridos.

Las tormentas dejaron marcas de destrucción en todo Estados Unidos durante 2011.

Para Bill Wing, todo comenzó hace 12 meses en el día de Año Nuevo, cuando comenzó a evaluar los daños de un tornado en Cincinnati, Arkansas.

"Parecía como que se no venía encima un tren enloquecido", recuerda. "Estuvimos en la ruta del tornado y uno podía sentir el movimiento del viento, el temblor, parecía un terremoto".

El tornado al que se refiere Wing, fue uno de los 1.60 que afectaron el país durante 2011.

Doce desastres relacionados al clima se registraron durante el año que acabó y dejaron más de $1.000 millones de dólares en daños, un nuevo récord según dice Chris Vaccaro, portavoz del Servicio Nacional de Meteorología de Estados Unidos.

"Asistismos a eventos históricos en casi todas las categorías del clima", dice Vaccaro. "Tanto en términos de tormentas de nieve, hurscanes, inundaciones y sequías, en todos estos campos tuvimos eventos que se ubicaron entre los tres primeros desde que se llevan registros".

El clima extremo en Estados Unidos afectó además a millones y provocó la muerte de 1.000 personas, así como 8.000 heridos y más de $52 mil millones de dolares en pérdidas ecnómicas.

De todos, el evento más costoso, dice David Brown, de la Administración Nacional de la Atmósfera y los Océanos, es la sequía de un año de duración que sigue afectando los estados de las planicies del sur.

"Estimamos pérdidas por $6 a 8$ mil millones de dólares en agricultura e incendios, en Texas, Nuevo México y Oklahoma, y si la sequía persiste por unos meses más, tal como esperamos que ocurra, los daños serán aún mayores".

Vaccaro sostiene que el aumento de la población y la expansión de las infraestructuras hacen parte del incremento en las pérdidas, pero también se debe tener en cuenta que en 2011 se produjeron eventos climáticos ciclicos a gran escala.

"Primero y principal fue La Niña, en el Pacífico Oriental, que alteró los estandares de las tormentas. Y además tuvimos en el Ártico la llama Oscilación Ártica", que fue un factor clave durante el invierno y la primavera, al impulsar aire frío dentro de Estados Unidos y provocar tormentas de nievaz e incluso extender la temporada de tornados.

Aunque no hay evidencia que conecte los eventos locales al impacto del calentamiento global, Vaccaro dice que el año que concluyó y sus extremas condiciones climáticas son consistentes con lo que los expertos proyectan en el largo plazo.

Las temperaturas más altas proveen mñas energía y agua a la atmósfera y consecuentemente producen más sequías, fuertes lluvias y tormentas.

También Peter Altman, director de la campaña de aire limpio y clima del Consejo de Defensa de los Recursos Naturales, espera que la situación empeore y que las temperaturas globales continúen aumentando, y reclama acciones para reducir las emisiones y mitigar el impacto de las mismas.

"Tenemos que prepararnos para enfrentar este tipo de eventos climáticos, desde sequías, incendios foratales, olas de calor, inundaciones, y eso en términos de manejo de emergencia significa que se debe proveer la asistencia necesaria para las secuelas de estos eventos".

Las extremas condiciones del clima en 2011 podrían ser "la nueva normalidad" dice Vaccaro. Por esta razón, el Servicio Nacional de Meteortología está dando pasos para construir un país preparado para enfrentar las adversidades climáticas y está conformando redes de socios en los sectores público y privado para tratabajar juntos para estar preparados para futuros desastres

XS
SM
MD
LG