Enlaces para accesibilidad

Testimonios desde Honduras

  • Voz de América - Redacción

Los familiares de los internos del penal en Comayagua siguen a la espera de noticias por parte de las autoridades.

Los familiares de los internos del penal en Comayagua siguen a la espera de noticias por parte de las autoridades.

Un equipo de fiscales y forenses comenzaron las investigaciones para determinar las causas que originaron el incendio en la cárcel de Comayagua, donde más de 350 reos murieron.

“Nos salimos por el techo y caímos a la pulpería. A los que estábamos saliendo nos disparaban porque pensaban que nos íbamos a fugar”, relató José Miguel Gaeta, uno de los presos que sobrevivió al incendio de la cárcel de Comayagua , en Honduras.

En declaraciones a Radio Progreso, Gaeta contó la odisea que vivieron los 852 presos que albergaba la granja penal de Comayagua, a 75 kilómetros de Tegucigalpa, y aseveró que los guardias de la prisión estaban más preocupados por evitar las potenciales fugas de los reos, que de ayudarlos a salir de las instalaciones en llamas.

Escuche la declaración de José Miguel

De igual forma, Ever López, otro preso del penal, resumió como el fuego se esparció por las instalaciones, que según él, comenzó tras un problema eléctrico.

“Se esparció el fuego por la bartolina (sector) número siete, de ahí se pasó a la ocho, nueve y la diez. Quedaron los compañeros que se estaban calcinando adentro porque no podían abrir los portones, manifestó López a Radio Progreso.

“Gracias (al) Señor, porque gracias a Él estamos con vida” añadió el reo en la entrevista.

Las autoridades hondureñas manifestaron que el incendio comenzó alrededor de las 11 de la noche del martes, y según el reporte oficial, el siniestro habría sido provocado por uno de los internos.

Los medios locales dicen que los centros penales en Honduras son “una bomba de tiempo” debido a la sobrepoblación que existe en la mayoría de ellos. El penal de Comayagua era apto para alojar a sólo 400 reclusos.

Asimismo, algunos de los familiares desconocen el estado de sus seres queridos.

Eschuche a familiares de los reos que siguen a la espera de noticas

“Busco a Roberto Padilla. No sé si estará vivo o estará muerto y por eso vengo aquí a investigar”, dijo un familiar del preso en las afueras de un hospital local.

Muchas de las personas se trasladaron hasta Comayagua llevando comida, ropa y medicamentos para familiares internados en varios nosocomios.

Radio Progreso señala que en el lugar estuvieron los familiares de las víctimas, autoridades y miembros de organizaciones de derechos humanos, esperando una investigación para dar con las responsabilidades de la mayor tragedia ocurrida en centros penales en toda Latinoamérica.

Cientos de reclusos han perdido la vida en motines, revueltas e incendios registrados en las prisiones latinoamericanas en el último cuarto de siglo, pero la tragedia de Comayagua supera a los casos anteriores.

Según Naciones Unidas, Honduras tiene la mayor cifra de homicidios en el mundo y debe enfrentarse a la violencia de cárteles del narcotráfico, bandas juveniles callejeras y cárceles superpobladas.

En mayo de 2004 en una cárcel de San Pedro Sula, murieron 107 reos.

XS
SM
MD
LG