Enlaces para accesibilidad

"La marcha de Selma no ha terminado"

  • Chris Simkins

El mandatario estadounidense ofreció un discurso inclusivo frente al puente en Selma, Alabama, donde un día como hoy, hace 50 años la policía atacó violentamente a un grupo de negros que marchaban pacíficamente.

El mandatario estadounidense ofreció un discurso inclusivo frente al puente en Selma, Alabama, donde un día como hoy, hace 50 años la policía atacó violentamente a un grupo de negros que marchaban pacíficamente.

Barack Obama, junto a participantes originales de la demostración, recuerdan la histórica marcha en Selma, Alabama, que ayudó a establecer el acta del derecho al voto en 1965.

El presidente Barack Obama ofreció un emotivo discurso frente al puente Emund Pettus, en Selma, Alabama, para conmemorar el "domingo sangriento".

Junto al mandatario, el vicepresidente George W. Bush, y su esposa, además de otro gran número de congresistas estadounidenses, recordaron el 50 aniversario de la marcha histórica por el derecho al voto que terminó de forma violenta.

Obama utilizó el discurso para hacer un llamado a la unidad nacional, pero a la vez, para advertir que la "sombra de aquella época de racismo" continúa siendo percibida incluso en nuestros días, al destacar los pasados sucesos violentos en la ciudad de Ferguson, desatados por la muerte de un joven afroestadounidense a manos de un policía blanco.

En 1965 cientos de estadounidenses participaron en la demonstración donde fueron atacados por la policía estatal, generando atención nacional a la violencia y discriminación a este grupo minoritario.

“Un pueblo sin voto es un pueblo sin esperanza”, dijo Nims Gay, un activista de derechos civiles que participo en la marcha original. “A mí no me importa si eres blanco, negro, verde o gris, si no puedes votar no eres nada”.

Jeanne Smiley, un maestro retirado, fue uno de los primeros afroestadounidenses en votar en Montgomery, Alabama.

“En Montgomery y sus alrededores mucha gente tenía miedo de salir y votar”, comentó Smiley. “Los que tuvimos la valentía de hacerlo alentamos a los demás a ir a votar”.

El día después de la sangrienta marcha, miles de personas por los derechos civiles se unieron al reverendo Martin Luther King Jr. en una caminata desde Selma hasta Montgomery, la capital de Alabama.

Cinco meses después de estas dos demonstraciones, el presidente Lyndon Johnson firmó el acta del derecho al voto de 1965 convirtiéndola en ley.

“El derecho al voto fue la clave que abrió las puertas para el cambio”, dijo Fred Gray, abogado de derechos civiles. “Permitió que la gente eligiera”.

La marcha en Selma es recordada este año en medio de casos de tensión racial y numerosas marchas para los derechos civiles de grupos latinos y afroestadounidenses.

XS
SM
MD
LG