Enlaces para accesibilidad

Final femenina: Japón Campeón

  • Voz de América - Redacción

La brillante definición de pierna izquierda de Alex Morgan para poner en ventaja a Estados Unidos ante Japón en la final.

La brillante definición de pierna izquierda de Alex Morgan para poner en ventaja a Estados Unidos ante Japón en la final.

EE.UU. quiere recuperar la cima y coronarse campeón del fútbol femenino, pero Japón tiene sus propias armas.

En la final de la Copa del Mundo de Fútbol Femenino, Japón se clasificó Campeón del Mundo, al vencer en los penales a Estados Unidos que erró los tres primeros penales. El resultado final fue de 5 a 3, aunque el partido terminó 2 a 2.

Estados Unidos estuvo en ventaja en dos oportunidades y dispuso de innumerables oportunidades para marcar. En la Casa Blanca, el presidente Barack Obama y su familia, asistieron a la gran final.

Alex Morgan con una maginfica definición abrió el marcado a los 70 minutos y la delantera japonesa Aya Miyama empató casi 10 minutos más tarde tras un error defensivo estadounidense.

En el alargue, una gran jugada de Morgan por la izquierda encontró a la goleadora histórica de Estados Unidos, Abby Wambach sin marcas y puso la diferencia, pero Sawa llegó con el empate.

La salida de la volante estadounidense Megan Rapinoe en el alargue, una sustitución decidida por la entrenadora, fue un elemento clave, pues Estados Unidos perdió a quien hacía las mejores asistencia y una jugadora fundamental en los penales.

En el primer minuto del partido Estados Unidos perdió una clara chance de abrir el marcador cuando Lauren Cheney prefirió rematar al arco desde una posición muy sesgada cuando tenía a Abby Wambach en el centro.

En la primera media hora de juego, la selección estadounidense tuvo siete claras oportunidades de gol, pero aún no consigue concretar ante un Japón desconcertado que sólo llegó con algún pelotazo largo y tuvo apenas unas oportunidad.

Al llegar al minuto 30, un soberbio disparo de Abby Wambach de pierna izquierda se estrelló en el horizontal cuando la guardameta japonesa ya estaba vencida.

Estados Unidos busca recuperar su posición mundial en el fútbol femenino y convertirse en el primer equipo en ganar tres Copa del Mundo, mientras Japón juega a su primera final.

Finalistas

Con juegos dramáticos, entregadas en cada partido y una efectividad de ensueño, las estadounidenses lograron llegar a la final del Mundial de Fútbol, que se juega en Alemania, y han despertado la admiración del país entero, tal y como lo hicieron las campeonas de 1999, hasta ahora el equipo al que todos miraban como referente de perfección en la cancha.

Pero Japón, también llega por méritos propios.

Los contrastes entre ambos equipos son inevitables y evidentes. Por un lado la herencia y el deseo de ser campeonas de nuevo por parte de las estadounidenses, intentado recuperar la cima, y por el otro una nación que llega motivada por estar en donde pocos creían que llegarían.

Hay razones de peso para los fanáticos de ambos lados del Océano Pacífico para creer que el destino de sus jugadoras es ser campeonas.

Con Abby Wambach al frente del equipo y Lauren Cheney contribuyendo con goles, Estados Unidos parece ser el favorito para repetir el asalto al fútbol mundial originado en 1999.

Para Japón, un grupo joven, incansable dentro del terreno de juego, la velocidad a la contra y los disparos de larga distancia podrían ser sus armas más peligrosas. Además del incentivo de brindar a su nación una alegría luego de ser devastada por el pasado terremoto de principios de año.

Ambas selecciones se lo merecen, pero sólo una será la campeona del mundo.

XS
SM
MD
LG