Enlaces para accesibilidad

Nuevo dispositivo para detener el dolor

  • Voz de América - Redacción

El dispositivo podría además crear un mapa para que los cirujanos no corran riesgos cuando deben llegar hasta un nervio oculto.

El dispositivo podría además crear un mapa para que los cirujanos no corran riesgos cuando deben llegar hasta un nervio oculto.

Una nueva herramienta quirúrgica podría estar en las manos de los pacientes para detener el dolor en los pacientes.

Se llama “Chimaera” y es la reciente arma de los cirujanos para evitar complicaciones en los pacientes que atraviesan por dolor durante o después de una cirugía.

Está diseñada para enviar –rápidamente- neuro estimulación al cuerpo humano.

El dispositivo envía una señal eléctrica directamente al nervio afectado, alterando la actividad del cerebro e inmediatamente dejando el dolor a un lado.

Uno de los retos para los médicos ha sido llegar hasta el nervio correcto de una forma segura. Un nervio que podría estar localizado detrás de la cara o detrás de un ojo.

Simon Karger, de la empresa Cambridge Consultants dice que el dispositivo hace la neuro estimulación asequible para todos.

“Hemos combinado la tecnología de detección inteligente, planificación preoperatoria, hemos tomado pequeños implantes y hemos combinado el suministro de implante con la herramienta quirúrgica para proporcionar un sistema quirúrgico completamente conectado y unificado”, dijo Karger.

Hoy en día, este tipo de procedimiento es accesible para sólo cuatro o cinco personas en el mundo, debido a su costo.

Un proceso pre operativo permite a los médicos, con rayos X en tercera dimensión, poder crear un mapa para llegar hasta el nervio.

La tecnología de Quimera permite a los cirujanos llegar hasta el nervio cuidando correr cualquier riesgo que no se logra ver en el escáner.

El dispositivo puede además usarse con lentes como los “Google Glass”, permitiéndole ver –literalmente- donde están durante la operación.

Cuando se ha alcanzado el nervio, el dispositivo alerta a los médicos y el implante se coloca en la zona adecuada.

Esto, según los expertos, permitirá a los pacientes aplicar descargas contra el dolor desde su propio teléfono.

“Imagínese una jaqueca que, literalmente, ya se considera el inicio de su migraña, puede utilizar su teléfono celular y disminuir el dolor. Es una terapia que cambia la vida para ese paciente. Y algo muy importante, lo que hace es que ese paciente se cambia, de un paciente a un consumidor; que no es necesario para sentirse como un paciente más”, explica el diseñador del aparato.

Y aunque este dispositivo aún no está en el mercado, la compañía que lo desarrolla está en búsqueda de patrocinadores.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG