Enlaces para accesibilidad

Los franceses van a las urnas

  • Voz de América - Redacción

El candidato socialista Francois Hollande llamó a los franceses a ir a votar y no confiarse en la victoria que le atribuyen los sondeos.

El candidato socialista Francois Hollande llamó a los franceses a ir a votar y no confiarse en la victoria que le atribuyen los sondeos.

Las encuestas dan como favorito al socialista Francois Hollande frente al actual presidente, el conservador Nicolás Sarkozy.

Los franceses irán este domingo a las urnas en la primera ronda electoral de unos comicios que podrían colocar, después de 17 años de haber estado relegados, a un socialista en la presidencia del país.

La votación ya comenzó este sábado en los territorios franceses de ultramar, incluyendo Guadalupe, Martinica y la Guyana y la Polinesia francesas.

La campaña tiene como principales rivales al actual mandatario, el conservador Nicolás Sarkozy, y al socialista Francois Hollande, a quien sondeos de opinión dan como favorito. El resto de los contendientes son por la extrema izquierda, Jean-Luc Melenchon, por la extrema derecha, Marine Le Pen, el centrista François Bayrou, y Joly Eva, de los Verdes.

Hollande increpó a sus simpatizantes a acudir masivamente a las urnas, y recordó que hace una década el abstencionismo ayudó a la derecha política del país a eliminar a la izquierda. En total hay 44 millones y medio de electores registrados para votar.

El candidato socialista llamó a los franceses a no confiarse en la victoria que por cómodo margen le atribuyen las encuestas en las dos vueltas electorales, y a no quedarse en casa como hicieron en 2002, cuando el abstencionismo fue mayor del 28 por ciento.

Se prevé que en primera vuelta este domingo queden eliminados ocho de los 10 candidatos a la presidencia. Los dos finalistas se enfrentarán a una segunda votación el próximo 6 de mayo.

Los sondeos confieren el tercer lugar en las preferencias de los votantes a la líder de la extrema derecha Marine Le Pen, cuyo padre, Jean-Marie Le Pen, logró superar al socialista Lionel Jospin en 2002.

Un sondeo difundido el jueves concede a Hollande 56 por ciento de apoyo con vista a la segunda y decisiva ronda electoral, mientras que sólo da a Sarkozy el 44 por ciento.

Los electores

Mucho del respaldo a Hollande es visto como un voto de castigo a Sarkozy por sus promesas incumplidas, y entre los franceses que piensan así está Patrice Marshall, de 60 años, quien cree que el candidato socialista es el hombre adecuado para desplazar de la presidencia al actual mandatario.

Según Bruno Cautres, experto del Instituto de Estudios Polìticos de París, la mayor ventaja de Hollande es que no es Sarkozy, “porque las elecciones están dominadas por un fenómeno clave que obviamente es la crisis económica, pero también por lo que se conoce en Francia como el anti-sarkozismo”.

Sarkozy fue eleco en 2007 bajo el influjo de que traería cambios, pero muchos franceses se sintieron luego decepcionados por lo que ellos consideraron la personalidad ostentosa del presidente y políticas inconsistentes.

No obstante, Sarkozy no se ha dado por vencido, y recientemente repletó de seguidores la Plaza de la Concordia en París.

Entre ellos estaba Julien Guiguet, de 27 años, agente de bienes raíces en Lyon, que viajó cientos de kilómetros para asistir al mitin porque, según él, Sarkozy es “el hombre” que Francia necesita.
XS
SM
MD
LG