Enlaces para accesibilidad

Ejército egipcio descarta la fuerza


Grupos de la oposición han convocado a un millón de manifestantes para el martes.

Grupos de la oposición han convocado a un millón de manifestantes para el martes.

Tras siete días de protestas populares en Egipto, los militares aseguran que no dispararán contra los manifestantes.

Por primera vez en siete días de protestas callejeras en Egipto, el ejército difundió un comunicado en el que considera “legítimas” las reivindicaciones populares y asegura que no recurrirá a la fuerza contra los manifestantes.

El anuncio tiene lugar en víspera de una marcha de “un millón de personas” convocada para el martes primero de febrero en el Cairo, la capital, y en la ciudad de Alejandría, con la intención de echar del poder al presidente Hosni Mubarak.

Omar Suleimán, el recién nombrado vicepresidente egipcio, dijo que Mubarak le había encomendado iniciar de inmediato negociaciones con todos los partidos políticos para discutir posibles reformas.

"El presidente me encargó hoy (lunes) lanzar contactos inmediatamente con todas las fuerzas políticas para comenzar un diálogo en torno a todas las cuestiones vinculadas a la reforma constitucional y legislativa", afirmó.

A pesar del nombramiento de nuevos ministros y de la vigencia del toque de queda, las protestas no han cedido, y decenas de miles de egipcios volvieron a manifestarse el lunes en la plaza Tahrir del centro de El Cairo, corazón de las revueltas.

En Washington, el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, dijo hoy que EE.UU. quiere que la respuesta del presidente Mubarak ante las protestas se concrete con acciones y no con nombramientos.

"No se trata de nombramientos. Se trata de acciones. Eso es lo que la gente de EE.UU. y de todo el mundo necesita ver del gobierno egipcio", dijo Gibbs.

El vocero ratificó la posición ya expresada previamente por la secretaria de Estado, Hillary Clinton, quien dijo que Washington desea una "transición ordenada a la democracia" en Egipto.

También la Unión Europea se ha pronunciado por "reformas democráticas sustanciales" que den paso a elecciones "libres y justas" en el país, donde los bancos y la bolsa continuaron cerrados el lunes.

El temor de que la prolongación de las revueltas provoque un cierre del canal de Suez, lo que cortaría el paso a una buena cantidad del crudo que llega a las naciones industrializadas, ha hecho subir el precio del petróleo por arriba de los 100 dólares el barril.

Mientras tanto, el radical e influyente grupo islámico egipcio “Los Hermanos Musulmanes”, anunció su “rechazo” al nuevo gobierno, y llamó a la población a seguir hasta que caiga el régimen de Mubarak con las protestas, que hasta ahora han dejado al menos 15 muertos.

El líder de la Liga Arabe, Amr Moussa, pidió una "transición pacífica" en el país, en tanto que la aerolínea nacional egipcia “EgyptAir” anunció que cancelaba todos los vuelos nacionales e internacionales desde las 17.00 (hora local) del martes, hasta las 10.00 (hora local) del miércoles.

En un hecho inusual, el gobierno de Israel autorizó que el ejército egipcio desplazara dos batallones a la península del Sinaí. Los soldados fueron enviados a una zona turística próxima al mar Rojo, donde permanecen miles de turistas.

XS
SM
MD
LG