Enlaces para accesibilidad

EE.UU. no apoya suspensión de Paraguay de la OEA

  • Voz de América - Redacción

La secretaria de Estado adjunta Roberta Jacobson desmintió las afirmaciones de que Paraguay permitiría la construcción de una base militar de Estados Unidos en ese país. [Foto: Ramon Taylor, VOA].

La secretaria de Estado adjunta Roberta Jacobson desmintió las afirmaciones de que Paraguay permitiría la construcción de una base militar de Estados Unidos en ese país. [Foto: Ramon Taylor, VOA].

La secretaria de Estado adjunta Roberta Jacobson refuta la acusación hecha por el embajador venezolano ante la OEA de que Washington planea una base en El Chaco.

Paraguay no debería ser suspendido de la Organización de Estados Americanos (OEA) a pesar de la destitución del presidente Fernando Lugo, declaró este miércoles la secretaria de Estado adjunta para América Latina, Roberta Jacobson, durante una conferencia de prensa en el Departamento de Estado de EE.UU.

En rueda de prensa con periodistas hispanos Jacobson desmintió la acusación hecha la víspera por el embajador de Venezuela ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Roy Chaderton, quien afirmó que Paraguay permitirá una base militar de EE.UU. en el Chaco, y afirmó que la controversia de Paraguay debería ser aprovechada como una oportunidad para unir a la región.

“Yo veo a Paraguay, en cierto modo, como una oportunidad para unirnos en la región, para apoyar la democracia paraguaya. No como una excusa para separarnos”, dijo Jacobson reiterando que entre EE.UU. y Paraguay ha habido una cooperación muy transparente.

Señaló que EE.UU. ha acogido favorablemente el informe sobre la situación en Paraguay rendido por el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, quien recomendó no expulsar a ese país de la organización regional por la destitución del presidente Fernando Lugo.

Insulza también propuso fortalecer la gobernalidad en Paraguay, promoviendo el diálogo y la reforma política, para asegurar que las elecciones programadas para dentro de 10 meses se lleven a cabo de manera transparente.


Cuba, Venezuela y la CIDH

Respecto a Cuba, subrayó que Washington ha insistido en pedir a La Habana que autorice al contratista estadounidense Alan Gross, quien ha sido sentenciado a 15 años de cárcel en la isla, para que pueda visitar a su madre muy grave de cáncer en EE.UU.

Precisó que hasta ahora no se ha recibido ninguna respuesta aceptable a esa petición, a pesar de que a fines de marzo pasado Washington sí permitió viajar a la isla para visitar a un hermano, también moribundo, a uno de los cinco agentes cubanos condenados por espionaje en EE.UU, René González, hoy bajo libertad condicional.

No obstante, aunque EEUU no ve que se haya producido ningún cambio político en la isla, Jacobson dijo que Washington sí percibe cambios en el orden económico.

Por otra parte, Roberta Jacobson defendió la política de Estados Unidos hacia Venezuela y reconoció que las relaciones bilaterales con ese país se mantienen congeladas por la negativa de cooperar.

“Francamente es decepcionante para nosotros porque estaríamos dispuestos y contentos de cooperar en asuntos prácticos o llevar temas en el mismo sentido, pero no tenemos la reciprocidad del gobierno de Venezuela y eso es lamentable”, dijo.

Además, la diplomática pidió al gobierno de Venezuela que invite y acepte la presencia en el país de observadores internacionales durante los comicios del 7 de octubre próximo, bien sean de la Unión Europea o de la OEA.

Jacobson, quien realizó a fines de junio una gira por Centroamérica, declaró haber regresado muy satisfecha de su visita a El Salvador, Honduras y Guatemala, donde dijo haber visto avances en la lucha contra el crimen organizado y a una sociedad civil vibrante y activa.

“El 90 por ciento de nuestra ayuda bilateral a Centroamérica es concentrada en asuntos básicos de desarrollo, salud, educación, y otros asuntos como apoyo a la sociedad civil, y crecimiento económico”, dijo.

Sin embargo, confesó estar alarmada por lo que escuchó durante la 42 Asamblea de la OEA en junio pasado en Bolivia, cuando sin mencionar por su nombre a los miembros del ALBA, señaló que algunos países declararon querer “acabar” con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Según Jacobson, eso es algo que bajo ningún concepto puede permitirse, y dijo que en todo caso la CIDH puede ser reformada pero para fortalecerla, puesto que se trata de se trata de un organismo que garantiza el respeto de los dedechos humanos en el hemisferio.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG