Enlaces para accesibilidad

Obama en Cuba, ¿cómo explicar a los cubanos su visita?


La bandera estadounidense flamea en diferentes lugares en La Habana, algo calificado como "impensable" hace poco tiempo.

La bandera estadounidense flamea en diferentes lugares en La Habana, algo calificado como "impensable" hace poco tiempo.

Los cubanos esperan a Obama con expectativa y al mismo tiempo con la controversia que genera un mensaje que cambia totalmente la propaganda sobre el "imperio" que manejó Cuba por más de 50 años

Los cubanos esperan con expectativa la visita del presidente Barack Obama y hay una febril actividad para mostrar La Habana con su mejor imagen.

Ese es el panorama que describe desde la capital cubana la periodista independiente Miriam Leyva, Dama de Blanco y viuda del disidente y economista cubano Oscar Espinosa Chepe.

Leyva conversó con la Voz de América manifestando su confianza en que la visita del mandatario estadounidense sea provechosa para Cuba.

“La repercusión positiva es que el gobierno cubano está trabajando para arreglar varios lugares por donde, felizmente, va a estar el presidente de Estados Unidos. Entonces está arreglando calles, pintando edificios y poniendo la ciudad en su mejor forma, y eso después de que se vaya el presidente Obama queda para los cubanos”, afirma Leyva.

Entre estos arreglos se destacan el Gran Teatro de La Habana, un bello edificio de estilo español que ya estaba siendo reparado, y también el Estadio Nacional donde el presidente Obama asistirá a un partido amistoso de beisbol.

Miriam Leyva, periodista independiente cubana

Miriam Leyva, periodista independiente cubana

Sobre la cobertura informativa de la visita del presidente Obama a Cuba a través de los medios oficiales cubanos, que son los únicos autorizados en la Isla caribeña, Leyva dice que generan muchas contradicciones.

“Se muestran imágenes de Obama y Castro con el anuncio de diciembre de 2014, pero la gente se pregunta cómo ahora se cambia el discurso y la propaganda de más de 50 años contra el Imperio y ahora se dice que los americanos no son malos, que son buenos, y que podemos tener relaciones con ellos”, remarca Leyva.

“Cómo se explica que cuando estaba en la primaria me llevaron a la dirección de la escuela porque estaba mascando chicle, que era un símbolo del imperialismo, y llamaron a mi mamá para cuestionarle su compromiso con la revolución”, dice Leyva acotando que es una pregunta que se hacen los jóvenes cubanos.

Leyva está en la lista de invitados a un encuentro con el presidente Obama que tendrá lugar el martes en la Embajada de Estados Unidos en Cuba y se declara muy entusiasmada.

XS
SM
MD
LG