Enlaces para accesibilidad

Trump estaría planeando recibir a Xi JinPing en Mar-a-Lago


La administración de Donald Trump planea un encuentro de dos días con el premier chino Xi Jingping a principios de abril, dicen medios estadounidenses.

El presidente Donald Trump planea recibir al presidente chino Xi Jinping en su mansión de Mar-a-Lago, Florida, para una cumbre de dos días, informan medios estadounidenses.

El encuentro estaría tentativamente programado para el 6 y7 de abril, informó el lunes el sitio web de noticias Axios, que cita funcionarios al tanto de los planes.

CNN también informó sobre la planeada cumbre, citando un funcionario no identificado de la administración. La cadena agregó que el programa es tentativo y que se espera que el secretario de Estado Rex Tillerson finalice los detalles durante el viaje que realiza a Asia esta semana y que incluye una escala en China.

Un funcionario del gobierno estadounidense, que habló bajo condición de anonimato porque aún no se ha hecho un anuncio oficial sobre la reunión, dijo que la cumbre es posible pero no está confirmada.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China no ha respondido a una solicitud para que comente la noticia.

La presunta cumbre sigue a una serie de reuniones recientes entre funcionarios de Estados Unidos y China y a conversaciones para subsanar dificultades después de las agudas críticas de Trump contra Beijing durante la campaña de elecciones.

El consejero estatal chino Yang Jiechi, quien tiene un rango superior al del Ministro de Relaciones Exteriores de su país, visitó Washington el mes pasado para tratar sobre los vínculos económicos y los intereses de seguridad bilaterales. La visita incluyó reuniones con Trump y Tillerson.

Durante la campaña de elecciones, Trump acusó a China de tener prácticas comerciales injustas y criticó la construcción de instalaciones militares en el estratégico Mar de la China Meridional, que es reclamado por varios países de la región. También acusó a Beijing de hacer muy poco para controlar a su vecino, Corea del Norte.

Después de la elección, Trump enfureció al gobierno chino en diciembre cuando aceptó una llamada telefónica de la presidenta de Taiwán Tai Ing-wen, y dijo que Estados Unidos no tiene que respaldar la llamada política de "una sola China".

Bajo esa política, Washington reconoce la posición de que hay solo una nación China, a la cual pertenece Taiwán. El mes pasado, Trump revirtió su afirmación luego de una llamada telefónica con Xi, en la que prometió respetar la mencionada política.

Trump también ha escrito a China después de su investidura el 20 de enero, buscando "vínculos constructivos", entre las dos naciones.

Reuters

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG