Enlaces para accesibilidad

La Haya condena a Charles Taylor por crímenes de guerra

  • Voz de América - Redacción

El expresidente de Liberia, Charles Taylor, durante la lectura del veredicto en la corte de La Haya. Fue encontrado culpable de crímenes de guerra.

El expresidente de Liberia, Charles Taylor, durante la lectura del veredicto en la corte de La Haya. Fue encontrado culpable de crímenes de guerra.

El ex presidente de Liberia fue hallado culpable de 11 crímenes de guerra al apoyar a la milicia rebelde de Sierra Leone a cambio de recibir diamantes.

El Tribunal Especial para Sierra Leona (TESL) de la Corte Penal Internacional condenó este jueves 26 de abril de 2012 al ex presidente de Liberia, Charles Taylor, por crímenes de guerra, el primer jefe de Estado africano que es hallado culpable por una corte internacional.

Sin embargo, Taylor no pudo ser condenado por los crímenes cometidos en su propia tierra, que gobernó con puño de hierro durante seis años, sino que se tuvo que limitar a su competencia, Sierra Leona.

El veredicto marca un hito para la justicia penal internacional, ya que es la primera condena de un exjefe de Estado por planear, ayudar y promover crímenes de guerra y contra la humanidad

El juicio contra el liberiano se basó en que apoyaba a la milicia rebelde sierraleonesa Frente Unido Revolucionario (FUR) a cambio de recibir diamantes. Esta guerrilla obtuvo fama mundial por su uso de niños soldado, su costumbre de cortar brazos y piernas a sus víctimas y el uso de esclavos.

"El acusado es criminalmente responsable (...) de ayudar y alentar los crímenes en los cargos uno a once", dijo el juez que preside el tribunal, Richard Lussick, al leer el veredicto, aunque dijo que Taylor no es culpable de alta responsabilidad criminal.

Los 11 cargos incluyen asesinato, violación, esclavitud sexual, otros actos inhumanos, esclavitud, actos de terrorismo, violencia contra la vida, salud y la integridad física de la persona, atrocidades sobre la dignidad de la persona, reclutamiento de niños soldados y esclavitud sexual durante las guerras entrelazadas en Liberia y Sierra Leona, en las que más de 50.000 personas murieron.

El ex presidente, de 64 años, ataviado con un traje azul oscuro y una corbata de color castaño, parecía tranquilo y cabizbajo mientras escuchaba la sentencia.

Taylor, primer líder africano que es juzgado por crímenes de guerra, fue acusado de dirigir al Frente Unido Revolucionario (FUR) en una campaña de terror para saquear las minas de diamantes de Sierra Leona por lucro y de comercio de armas.

El acusado negó los cargos, insistió en que intentó llevar la paz a la región y argumentó que su juicio era una conspiración motivada por política por parte de países occidentales.

Por su parte, la alta comisionada del organismo para los Derechos Humanos de la ONU, Navi Pillay, reiteró que ese veredicto debe de ser una señal para otros mandatarios involucrados en actos del mismo tipo, como ocurre en la actualidad con el expresidente de Costa de Marfil Laurent Gbagbo y el exlíder serbobosnio Radovan Karadzic.

Ambos están detenidos y afrontan cargos por crímenes contra la humanidad, mientras que el presidente de Sudán, Omar al Bashir, está igualmente imputado por la Justicia internacional.

Charles Taylor ha sido juzgado en La Haya y no en Freetown, capital de Sierra Leona.
Según los planes iniciales, el juicio debería haber tenido lugar en el país africano, con el fin de permitir a las víctimas ver cómo se hacía justicia. De hecho, se pudo escuchar la acusación de los 11 cargos contra el acusado en Freetown. Pero el miedo a que el proceso provocara inestabilidad tanto en Sierra Leona como en Liberia, el TESL decidió que era mejor trasladar el juicio y al enjuiciado a La Haya. El Gobierno holandés aceptó a cambio de que, en caso de condenarlo a prisión, cumpliera su sentencia en otro país.

Reino Unido se hará cargo del criminal.
XS
SM
MD
LG