Enlaces para accesibilidad

Contra el voto de las corporaciones

  • Voz de América - Redacción

Diferentes grupos y organizaciones se manifestaron frente a la Corte Suprema de Justicia, en Washington.

Diferentes grupos y organizaciones se manifestaron frente a la Corte Suprema de Justicia, en Washington.

En Washington, manifestantes declaran su inconformidad con la regla que da a las corporaciones derechos constitucionales.

“Las corporaciones no son personas”, dijo David Cobb portavoz del movimiento y ex candidato presidencial del Partido Verde en 2004, al iniciar el evento en los jardines de la Corte Suprema de Justicia en Washington.

Hoy “es el segundo aniversario de la decisión de la Corte Suprema de Justicia que estableció que las corporaciones pueden invertir todo el dinero que quieran en las elecciones”, explicó a la Voz de América, Medea Benjamín, de la organización Code Pink.

Bajo el mandato de la Corte Suprema las corporaciones tienen los mismos derechos que las personas y entre esos está el derecho a la libre expresión “y utilizar el dinero para realizar sus voces en las elecciones forma parte de la libre expresión”, añade Benjamín.

Según algunos entrevistados, estas elecciones presidenciales de 2012 reflejarán las consecuencias de este mandato de la Corte. Un ejemplo son los cientos de anuncios publicitarios que llegarán a los medios y que nunca se sabrá de dónde surgió su financiamiento.

Desde afuera de Estados Unidos

La decisión de la Corte Suprema, criticada entonces por el presidente Barack Obama, podría bien ser motivo de análisis en cualquier lugar del mundo.

“En otros países se deben estar preguntado, que tipo de democracia hay en EE.UU. y qué tipo de democracia están tratando de impartir en otros países, si su propio sistema electoral está corrupto”, explicó Medea Benjamín directora una de las organizaciones de derechos humanos que organizaban esta protesta en la capital.

La Voz de América también dialogó con David Cobb quien dijo “como ciudadano estadounidense, se que tengo una responsabilidad con mis hermanos y hermanas de todo el planeta, de pedir cuentas claras a nuestras corporaciones y a nuestro gobierno que está causando miseria en nuestro nombre”.

La enmienda

El asunto es que cambiar la Constitución de Estados Unidos no es un proceso sencillo. Sin embargo, según dijo Benjamín Mansky, del Comité Ejecutivo del Movimiento de la Enmienda, surgido en Wisconsin, actualmente hay miles los ciudadanos de todo el país pidiendo solicitando esta modificación.

Este es un proceso que tiene que ser aprobado por dos terceras partes de todos los estados y puede tomar muchos años.

Para quienes se quejan de que el este movimiento no tiene metas claras, Cobb dijo a la Voz de América, “necesitamos una enmienda para remover a las corporaciones los derechos constitucionales y así remover el dinero de las elecciones y hacer de Estados Unidos un país funcionando democráticamente”

“Los “ocupantes”, según la perspectiva de Mansky, “solo son una parte del Movimiento de la Enmienda, también están los obreros, los sindicatos, y todos estamos luchando por una democracia verdadera”.

Según informaron los organizadores, manifestaciones similares a la que está sucediendo en Washington también están pasando en otras 130 ciudades en Estados Unidos.

XS
SM
MD
LG