Enlaces para accesibilidad

Colombia aún reclama secuestrados civiles y desaparecidos

  • Voz de América - Redacción

Cerca de 400 personas, entre civiles, policías y militares, fueron secuestrados y aún se desconoce su paradero.

Cerca de 400 personas, entre civiles, policías y militares, fueron secuestrados y aún se desconoce su paradero.

Organizaciones sociales con apoyo de la ONU ya preparan una campaña para encontrar uniformados y civiles que las guerrillas se llevaron y nunca volvieron.

El anuncio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) de abandonar la práctica del secuestro también sepultó las esperanzas de cientos de familias de encontrar con vida a sus seres queridos que fueron retenidos por el grupo guerrillero pero nunca volvieron ni se tuvieron pruebas de supervivencia.

Luego de que el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, agradeció la liberación de los 10 secuestrados de las Fuerzas Armadas FARC, reiteró que este paso no era suficiente y a él se unieron organizaciones de la Sociedad Civil para emprender la búsqueda de unos 400 rehenes que nunca aparecieron.

En el departamento colombiano de Boyacá, desde hace 13 años la señora Leonor Bonilla mantiene viva la esperanza de que su hijo, el intendente Luis Hernando Peña Bonilla, secuestrado en 1998, regrese con vida a su casa.

Ella espera que uno de los liberados, el sargento César Augusto Lasso, le traiga información de su hijo y afirma que probablemente las FARC, luego de secuestrarlo, lo habrían sacado del país.

Como doña Leonor, Carmen Mirke aún busca respuestas sobre el paradero de su esposo, un contratista de la petrolera estatal Ecopetrol que habría sido secuestrado por error en 2005 por el frente 40 de las FARC pero nunca enviaron pruebas de supervivencia. Sin embargo, algunas versiones indican que la guerrilla les habría exigido a directivos de la empresa el pago de unos mil dólares para liberar al contratista.

Además de estas dos mujeres, cientos de familias esperan tener información de sus seres queridos y algunas ya se han resignado al menos, a pedir los restos mortales de sus familiares.

Tras la liberación de los últimos diez secuestrados, la exsenadora colombiana Piedad Córdoba, quien se ha desempeñado como interlocutora en este proceso, anunció que ahora se dedicará a buscar a los desaparecidos del conflicto, iniciativa en la que coincide con el presidente Santos y con organizaciones de la Sociedad Civil.

Esta campaña recibió el aval de la oficina delegada de Naciones Unidas para la Defensa de los Derechos Humanos, que se unió al reclamo de secuestrados de los que nunca se recibieron pruebas de supervivencia.

Por su parte, el comandante del Ejército Colombiano, general Sergio Mantilla, denunció que al menos cincuenta militares de los que nunca se supo el paradero.

“Vienen los civiles y aún hacen falta varios militares de cuyo paradero, no se conoce y que se supone que estuvieron en manos de las FARC y muy probablemente hayan sido asesinados”, declaró Mantilla y reiteró que "el llamado es a que se entreguen las pruebas, qué sucedió con ellos. Esperamos que nos den la historia de qué pasó con ellos, la responsabilidad de las Farc no termina y deben dejar en libertad a todos los civiles que están secuestrados".

La exsenadora Córdoba dijo que con Colombianos y Colombianas por la Paz, organización que dirige, emprenderán una búsqueda para saber dónde están sepultados y traerlos de regreso “Esa es parte de la agenda, al igual que el tema de las desapariciones y de declarar realmente una alerta en cuanto a los asesinatos de líderes de tierras”, afirmó Piedad Córdoba en declaraciones a una emisora radial.

Córdoba además aseguró que buscará un acercamiento entre el gobierno colombiano y las guerrillas de las FARC y el ELN (Ejército de Liberación Nacional) para lograr un proceso de paz.
XS
SM
MD
LG