Enlaces para accesibilidad

"Caníbal de Miami" había consumido "sales de baño"

  • Voz de América - Redacción

La policía de Miami sigue investigando el crimen, uno de los más horripilantes vistos en la ciudad.

La policía de Miami sigue investigando el crimen, uno de los más horripilantes vistos en la ciudad.

Ruby Eugene, muerto a tiros cuando se comía a otra persona, había consumido “sales de baño”, un derivado artificial de la cocaína.

El “caníbal de Miami”, el hombre que comió parte de los pómulos, nariz y globo ocular a otra persona en Miami, ha sido identificado como Ruby Eugene, de 31 años, un afroamericano que al parecer actuó bajo los efectos de una nueva droga conocida como “sales de baño”.

Eugene, que tenía una largo historial de tráfico y consumo de drogas, murió el sábado por la tarde a manos de la policía, que tuvo que dispararle seis veces para detenerlo porque seguía comiéndose a su víctima.

Las llamadas “sales de baño” son un derivado artificial de la cocaína cuyos cristales se parecen mucho a los sales relajantes musculares. Es tan potente como la metanfetamina y su efecto alucinógeno llega a inducir al suicidio.

Se vende bajo varias etiquetas, como “Ola de marfil”, “Cielo de Vainilla”, “Bendición” o “Relámpago blanco” con el supuesto propósito de proporcionar un rato de inofensivo relax en el baño. Pero su componente peligroso es la metilendioxipirovalerona (MDPV), que una vez fumada, ingerida por la nariz o inyectada, afecta a los neurotransmisores del cerebro y provoca un agudo síndrome de dependencia, además de alucinaciones, paranoia, aceleración del ritmo cardíaco y pensamientos suicidas.

La ex esposa de Eugene, Janney Ductant, no sabía cómo explicar lo sucedido. "No diría que tenía problemas mentales pero siempre creyó que toda la gente estaba en su contra, que nadie lo defendía y que el mundo estaba en su contra", dijo Ductant a la filial local de la cadena ABC.

Los problemas de Eugene comenzaron a los 16 años, cuando fue acusado de agredir a otro joven. Siguieron siete arrestos en los siguientes 5 años por vender marihuana cerca de escuelas secundarias.

La policía piensa que Eugene vivía en el desamparo bajo los puentes de la ciudad desde 2007.

La víctima todavía no ha sido identificada y sigue en estado critico en un hospital de la ciudad. "Esperemos que se recupere, por su bien y para que pueda contarnos lo que sucedió. Solo él lo sabe", dijo el sargento Javier Ortiz, vicepresidente del sindicato de la policía de Miami.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG